Las Tunas

El año más dulce para los apicultores de Las Tunas

El año más dulce para los apicultores de Las TunasLas Tunas.- Al parecer, los colmeneros de la provincia de Las Tunas decidieron competir en laboriosidad con sus abejas, y en 2016 superaron en el 37 por ciento su récord de producción de miel en un año, que databa de 2014 y ascendía a 376 toneladas.

Se dice así, de un tirón; pero para acopiar las 515 toneladas obtenidas en los últimos 12 meses, los apicultores tuneros tuvieron que aplicar toda su sabiduría y realizar grandes sacrificios, sobre todo por la escasez de floraciones, a causa de la severa y prolongada sequía.

Esa circunstancia obligó a mover enjambres de un extremo a otro de la provincia, y, por ejemplo, algunos productores del sureño municipio de Amancio tuvieron que trasladar sus colmenas casi 200 kilómetros al norte en busca del romerillo de costa, planta que florece y aporta excelente néctar, incluso durante la seca.

Pero el movimiento de los apiarios o trashumancia no solo implica montarlos en un medio de transporte y llevarlos hasta el lugar de destino, sino también permanecer junto a ellos en zonas inhóspitas, a merced de mosquitos y diversas inclemencias.

Aún así, y a pesar de tener que enfrentarse a otros retos, desde el año 2012 los apicultores tuneros vienen incrementando la producción de miel, el rendimiento por colmena, que ya sobrepasa los 50 kilogramos como promedio, y la obtención de cera, producto del cual ahora entregaron siete mil 725 kilogramos.

También han conseguido implementar un sistema de trabajo que garantiza la calidad e inocuidad de la miel, acorde con la exigencia de los clientes, lo cual les asegura un amplio mercado, sobre todo en Europa.

En correspondencia con esa realidad, hoy los apicultores de Las Tunas y el resto de Cuba cobran hasta 17 mil 400 pesos en moneda nacional por cada tonelada de miel de primera calidad, cifra 10 veces superior a la que recibían hace apenas unos años.

Gracias a esa favorable situación, los trabajadores apícolas han mejorado sus condiciones de vida y de trabajo, y hoy muchos cuentan con camiones, tractores, elementos de colmena y otros medios propios, que les permiten incrementar la eficiencia de su gestión y la economía familiar.

Al mismo tiempo, los apicultores sienten la satisfacción de que la miel y demás productos obtenidos por ellos se convierten en fármacos y alimentos que contribuyen, crecientemente, al bienestar de muchas personas en diversas partes del mundo.

Como si fuera poco, la apicultura también favorece la salud del medio ambiente y la producción agroalimentaria, pues las abejas desempeñan un preponderante papel en la polinización de las plantas.

Artículos relacionados

Modernizarán tecnología para la producción industrial del Combinado 25 de Diciembre en Puerto Padre

Redacción Tiempo21

Proyecto comunitario 16 de octubre, la vida de Migdalia Igarza

Claudia Pérez Navarro

Criadora de cabras de Las Tunas a Congreso Internacional

Roger Aguilera

Enviar Comentario


seis × 5 =