Historia

Paco Cabrera, un Comandante de Las Tunas

Paco Cabrera, un Comandante tunero
Como su escolta, Paco Cabrera siempre acompañó al líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro.

Las Tunas.- En un humilde bohío de la finca La Aguadita, muy cerca de la ciudad de Puerto Padre, en la provincia de Las Tunas, vino al mundo el 4 de diciembre de 1924 el niño Francisco Cabrera Pupo, para llenar de alegría la vida del joven matrimonio de Esteban Cabrera y María Pupo, jornaleros agrícolas.

Aquel pequeño se desarrolló entre las penurias y el hambre que hacían triste la existencia del campesinado cubano, aspectos que moldearon en su carácter las virtudes del futuro Comandante Rebelde.

Inquieto y  jaranero, Paco, como lo llamaban cariñosamente, se ganaba la simpatía de los demás fácilmente, pues era un amigo afable que compartía con todos.

Cuando el 15 de mayo de 1947,  Eduardo Chivas funda el Partido del Pueblo Cubano, se afilió al mismo, un peldaño que marcó el inicio de una labor a favor de los obreros agrícolas.

Al producirse el golpe de estado por Fulgencio Batista, el 10 de marzo de 1952, Paco Cabrera fue de los primeros en protestar ante el atentado contra la constitución y se involucró en la lucha contra la tiranía.

Al fundarse el Movimiento Revolucionario 26 de Julio en la zona de Puerto Padre se incorpora al mismo, a finales de 1955, y en abril de 1957 se enrola a la lucha armada en la Sierra Maestra en la columna del Che, bajo las órdenes de Ciro Redondo.

Al triunfo de la Revolución con los grados de Comandante y jefe de la escolta personal del líder cubano Fidel Castro Ruz, Paco Cabrera viajó a Venezuela junto a él, donde encontró la muerte accidentalmente el 27 de enero de 1959 al ser alcanzado por las hélices del avión, cuando regresaban a Cuba.

La Patria perdía así a un hijo valioso.

 

Artículos relacionados

Conmemoran aniversario 25 del sitio histórico San Miguel de rompe como Monumento Nacional

Ordey Díaz Escalona

El día en que el Granma llegó a puerto seguro

Redacción Tiempo21

Félix Varela: pensar como nación

Tania Ramirez

Enviar Comentario


8 + = diecisiete