Las Tunas, Cuba. Martes 21 de Noviembre de 2017
Home > Especiales > Lecturas > La Historia contada desde Santa Ifigenia

La Historia contada desde Santa Ifigenia

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
La Historia contada desde Santa Ifigenia

Escuche una descripción del cementerio Santa Ifigenia, por su guía Idalmis Caridad Ruiz. 

Las Tunas.- «Desconoces el asunto a ciencia cierta hasta que vas. A Santiago de Cuba lo envuelve una magia crucial que porta para contar su historia», así ratificó Fidel Alejandro Manzanares, periodista de la provincia de Camagüey junto a grupo de artistas de la provincia de Las Tunas de recorrido por la ciudad de Santiago de Cuba.

«Llegas y te asombras con la casa de Diego Velázquez, y los soneros improvisados que hacen malabares fonéticos para impresionar a los extranjeros de paso.

«Y pones pies en tierra al llegar a Santa Ifigenia, y te lamentas al saber que gracias a la muerte se puede edificar un templo tan sagrado. Físicamente el punto más cercano que puedes estar de Martí, Fidel, Céspedes o Frank», expresó Fidel Alejandro, quien ante tanta majestuosidad, no pudo dejar de reflejar en las redes sociales su impresión durante la visita al lugar santiaguero que más historia resguarda en su interior.

Y como él muchos otros cubanos han llegado hasta allí, como llegó el Apóstol de Cuba ante la estatua de Bolívar, y sin quitarse el polvo del camino, no preguntan dónde se come ni dónde se duerme, solo se apuran para ver a Fidel y a Martí.

La connotación del Mausoleo a José Martí

Foto: Miguel Rubiera

Foto: Miguel Rubiera

Muchos artistas, escritores, músicos, han querido dedicar su trabajo a la obra del Maestro. Esa es una forma de homenajearlo y mantenerlo vivo para las nuevas generaciones.

La confección de un mausoleo para el descanso de sus restos, con la connotación que lleva implícita su estructura, fue una idea de arquitectos y escultores que atrae a todos los visitantes.

La construcción data del 30 de junio de 1951, según declaraciones de Idalmis Caridad Ruiz Izaguirre, guía del museo a cielo abierto Santa Ifigenia.

La escultura está posicionada al este, para cumplir el deseo martiano de morir de cara al sol, y a su alrededor hay seis escudos que significan la economía y la cultura de las seis provincias que antiguamente existían en Cuba: Oriente, Camagüey, Las Villas, Matanzas, La Habana y Pinar del Río.

En la cripta funeraria se colocaron 21 escudos en representación de las naciones latinoamericanas, y un líder de cada una de ellas depositó un puñado de su tierra, encima ubicaron la tumba de Martí.

Así se hace evidente que el Apóstol descansa sobre las tierras de América, esa misma América que él definió desde la Patagonia al Bravo, y que hoy marcha en cuadro apretado como la plata en las raíces de Los Andes.

Martí expresó en uno de sus versos sencillos: «Yo quiero cuando me muera, sin patria pero sin amo, tener en mi loza un ramo de flores, y una bandera». Y así fue, hoy la tumba de Martí tiene forma pentagonal, es de bronce, y está cubierta por la enseña nacional cubana. Delante, una jardinera con forma de libro abierto, donde mañana tras mañana se depositan flores blancas.

Hasta aquí es impresionante la forma en la que nuestros artistas fueron cumpliendo los deseos del Apóstol, pero los detalles connotativos de su mausoleo siguen siendo aún más sorprendentes.

Algunos de ellos no pueden ser perceptibles por muchos, como el caso de la representación de su muerte, pero afirma la guía del cementerio que cuando llueve, el agua corre por unos orificios que tiene el piso donde está el pedestal que carga la escultura de Martí, y además por los escalones planos con cierto declive, donde se sitúa la guardia de honor.

El abrazo de ambas corrientes de agua en la tumba, significa el lugar donde cae combatiendo el Héroe Nacional en Dos Ríos.

Para el pueblo cubano las personas buenas nunca mueren, y Martí fue un hombre extraordinario, que merece un tributo de igual magnitud. Hoy su alma cuenta su historia y su obra desde Santiago de Cuba, gracias a arquitectos y escultores del país.

Un atípico 28 de enero

Hace aún muy pocos días, los agradecidos de esta patria despedimos y acompañamos al líder cubano Fidel Castro en su retorno a la ciudad de donde partió victorioso el primero de enero de 1959, y en el cementerio Santa Ifigenia lo esperaba su guía, su maestro, el autor intelectual de muchas de sus obras, el Héroe Nacional de Cuba.

Quien pensó que la mayor de Las Antillas caería derrotada tras la pérdida física de su máximo líder es un necio y desconocedor de la estirpe criolla. La Revolución cubana siempre será invencible y más ahora.

A pocos días del natalicio del Héroe José Martí, ese gran hombre cuenta con la compañía del más grande y fiel de sus discípulos, el eterno líder Fidel Castro.

Ambos, desde el planeta de la inmortalidad, caminarán junto al pueblo cubano en la marcha de las antorchas en la noche del 27 de enero, y al día siguiente celebrarán los 164 años del Apóstol, dando más luz a todo un pueblo que los extraña y sigue.

/YMP/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Yaicelin Palma Tejas

Graduada de periodismo en la Universidad Ignacio Agramonte, de la provincia de Camaguey (2016). Atiende los temas de la educación. Desde pequeña le fascinaba ser maestra o periodista, pero se decidió por el Periodismo porque es la manera de expresar lo que siente y ayudar a mejorar su entorno desde su lugar. Le gustan las historias de vida para dar a conocer el mundo que cada persona lleva dentro. Es amante de la lectura, la poesía y el baile. Ha sido premiada en concursos del sector como el Nacional 26 de Julio. Es presidenta del Club Juvenil de la Prensa en Las Tunas. yaicelinpt@rvictoria.icrt.cu

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


siete × = 42