Historia

Jesús Menéndez Larrondo: El General de las Cañas

Jesús Menéndez  Larrondo: El General de las CañasLas Tunas.- Jesús Menéndez Larrondo  se ubicó entre los luchadores sindicales cubanos más destacados del siglo pasado, especialmente de los cortadores de caña y los asalariados de los ingenios.

Por sus constantes luchas contra  los antiguos dueños de los centrales, se logró el pago del Diferencial Azucarero, la aplicación de la Cláusula de Garantía, la modesta elevación de los salarios y los niveles de vida de los obreros y campesinos vinculados a la agroindustria azucarera.

Gracias a la lucha de Jesús Menéndez se ganó también el derecho al descanso retribuido de los trabajadores, la creación de la Caja de Retiro y Asistencia Social para el sector, el pago de horas extras y la higienización de los bateyes.

Por estas continuas victorias a Jesús Menéndez Larrondo se le nombraba cariñosamente El General de las Cañas, un reconocimiento  a su bravura y desinterés hecho por su entrañable amigo Nicolás Guillén, el Poeta Nacional de Cuba, pues en más de una ocasión rechazó públicamente el ofrecimiento de enormes sumas de dinero para que traicionara a sus seguidores.

Con 36 años de edad y verbo elocuente, este líder hacía hervir de patriotismo al pueblo desde cualquier tribuna, algo que sus enemigos jurados de clase no estaban dispuesto a permitir más.

La conspiración contra Jesús Menéndez encontró una mano asesina en el capitán del ejército Joaquín Casillas Lumpuy, quien lo asesinó con tres disparos por la espalda cuando este se encontraba de visita en Manzanillo, un día como hoy pero del año 1948.

Por ese delito  Casillas fue preso, pero una sucia estratagema de los culpables intelectuales del asesinato de Menéndez logró sacarlo en libertad al poco tiempo y reincorporarlo a ese cuerpo armado, esta vez y como pago por el crimen, con el grado de coronel.

El luto se adueñó de Cuba, pues había muerto un genuino y prestigioso representante de los obreros, pero no así sus ideas que marcaron el camino a otros seguidores de su ejemplo.

El asesinato de Jesús Menéndez Larrondo no quedó en el olvido, pues en enero de 1959 el entonces coronel Joaquín Casilla Lumpuy fue apresado y fusilado por las tropas del triunfante Ejército Rebelde.

/YMP/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

 

Artículos relacionados

Comandancia del Cuarto Frente en la memoria de San Joaquín

Tania Ramirez

La Historia me absolverá: 65 años después con plena vigencia

Redacción Tiempo21

Potrero Hormiguero, símbolo de Las Tunas

Tania Ramirez

Enviar Comentario


cinco + = 14