Las Tunas, Cuba. Miércoles 22 de Noviembre de 2017
Home > Cultura > Carmen Velázquez: Martí siempre deja una nueva enseñanza

Carmen Velázquez: Martí siempre deja una nueva enseñanza

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
Carmen Velázquez: Martí siempre deja una nueva enseñanza (Tiempo21/Foto: Angeluis

Tiempo21/Foto: Angeluis

Las Tunas.- La celeridad y los no pocos desafíos cotidianos de los tiempos que corren hacen que enseñar y asumir la obra de José Martí se vuelva especialmente importante en la intención de construir una Cuba buena y mejor; algo inexorablemente ligado a la idea del «Bien» que nos legara el Maestro.

Y es que, en tiempos de interconexiones, consumismo a ultranza, y desvelos, el mundo parece necesitar más de esa suerte de oasis que resulta su visión del hoy y del mañana, dicha desde el siglo XIX con la cercanía en el tiempo de su genio inspirador.

Por eso los de Tiempo21 hemos decidido volver la mirada hasta Carmen Velázquez, presidenta de la Sociedad Cultural José Martí en Las Tunas y directora de la Biblioteca Provincial que también lleva el nombre del Apóstol de Cuba. Sus reflexiones son las de una ferviente martiana, de esas fieles que desandan con su quehacer diario por las calles.

¿Cómo enseñar de José Martí en pleno siglo XXI?

« Cintio Vitier hizo el intento de los Cuadernos Martianos; existen muchos maestros que tienen la responsabilidad de enseñar a Martí desde las primeras edades de la vida y hacen esfuerzos importantes por acercar a los niños a sus enseñanzas.

«Y creo que es así cómo mejor debe enseñarse; acercando a los niños, desde edades tempranas a la lectura de valiosos textos; La Edad de Oro, por ejemplo, no debe faltar en la lectura de ningún pequeño en Cuba.

«Y los padres y las familias en general tiene una gran responsabilidad en eso, en acercar a los niños a la lectura de ese y de otros textos de Martí, para descubrirles también ese mundo maravilloso que es la buena lectura.

La obra de José Martí y los niños

«En Martí hay un mundo interesantísimo de conocimientos que los van formando también para la vida. Hay que enseñar a ese hombre humano, que tenía una ternura muy especial para los niños y sus versos, las cartas que le dedicó, por ejemplo a María Mantilla, no pueden faltar en las lecturas que nos son necesarias, nos son cotidianas.

«Es importarte hacer que los niños interpreten las cosas que leen, que saquen sus propias conclusiones de la lectura. En la biblioteca, por ejemplo, hacemos cada año el concurso La Muñeca Negra e insistimos en que cada muñeca se parezca a lo que el niño entiende, a cómo la ve tras leer el cuento homónimo.

«Y esa es una de las cuestiones en las que más insistimos. No es solo aprender que nació en la calle Paula y algunos datos de la vida del maestro; es sentir, hacer que llegue al corazón; así es como único vamos a poder tener a una juventud mañana seguidora de sus ideas y consciente de su vigencia.

«Martí es una fuente constante de conocimientos y un ejemplo. Fue un hombre profundamente comprometido con la Patria y, sin embargo, tú percibes en él, en su obra, una ternura que te alcanza, que siempre logra trasmitir.

Yo creo que hay que empezar, explicar, acercar porque leer y releer su obra, es encontrar, siempre, una nueva enseñanza».

/YMP/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Esther de la Cruz Castillejo

Periodista. Licenciada en Comunicación Social en la Universidad de Oriente. Máster en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de La Habana, 2009. Diplomada del Instituto Internacional de Periodismo José Martí, de La Habana. Desde su graduación se desarrolla profesionalmente en Radio Victoria y se desempeña como reportera para atender los temas de la educación. Es miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. @vozcubana

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


cinco + = 11