Las Tunas, Cuba. Jueves 23 de Noviembre de 2017
Home > Especiales > Historia > Aniversario 58 de un sueño hecho realidad en Cuba

Aniversario 58 de un sueño hecho realidad en Cuba

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
Aniversario 58 de un sueño hecho realidad en Cuba

(Foto Kaloian)

Las Tunas.- Durante fin y comienzo de año en Cuba y en cualquier parte del mundo las familias celebran con alegría la llegada del nuevo calendario. Una suerte de actividad febril se apodera de todos: algunos preparan fiestas o simplemente cenas en las que reúnen a sus seres queridos; otros, menos favorecidos por la fortuna, se conforman con una comida frugal, agradecen el estar vivos y se proponen cumplir en el periodo por comenzar los sueños pospuestos más de una vez.

En la Mayor de las Antillas, los festejos por el advenimiento de un año constituyen una hermosa tradición; pero, se refuerza su significado porque cubanos y cubanas conmemoran cada primero de enero el triunfo de la Revolución liderada por Fidel Castro e inspirada en el ideario martiano.

Aquel luminoso día de enero de 1959 trajo para la nación caribeña la verdadera independencia, la desaparición de los gobiernos entreguistas, del hambre, la miseria y explotación de los humildes.

Con el triunfo de la Revolución se cumplían las aspiraciones de quienes se fueron a la manigua con Carlos Manuel de Céspedes, Antonio Maceo y Máximo Gómez; también las de los jóvenes que en la joven nación, humillada por la dominación de los yanquis, encontraron el camino -primero en las luchas estudiantiles y obreras, luego en el enfrentamiento armado- para lograr hacer a Cuba libre e independiente.

Revolución cubana

El proceso revolucionario en Cuba comenzó a gestarse en el siglo XIX, entonces los mambises derrotaban en la manigua al ejército español, superior en armamento y preparación militar, solo con su arrojo y la fuerza del brazo para blandir el machete.

La intervención de Estados Unidos arrebató al Ejército Libertador la ansiada independencia. Muchos de aquellos que habían peleado bajo las órdenes de Maceo, Gómez, o cualquiera de los grandes jefes cubanos, se resistían a la idea de entregar las armas, pero la desunión, el cansancio por los años de guerra se impusieron y el bravo ejército fue disuelto y se disgregaron sus integrantes.

No obstante, su ejemplo de patriotismo y valentía fue heredado por la joven generación de mediados del siglo XX que, encabezada por Fidel Castro, al mando del Ejército Rebelde y, manejando una nueva estrategia de lucha armada contra la dictadura del momento, condujo al triunfo revolucionario de 1959.

Antes se habían organizado los obreros y estudiantes para la lucha por sus derechos desde sus puestos de trabajo o estudio; se sumaron también las amas de casa, jubilados, personas de cualquier edad y procedencia que se rebelaban contra los gobiernos de turno.

Muchas vidas valiosas se perdieron en los enfrentamientos. La Patria se vistió de luto por la cantidad de muertos que aparecían en lugares apartados y en el campo, donde la guardia rural desalojaba campesinos y los asesinaba si se oponían al abuso.

Julio Antonio Mella, Antonio Guiteras, Jesús Menéndez, Aracelio Iglesias, la lista sería interminable; ellos regaron con su sangre generosa el camino de la libertad.

Movimiento 26 de Julio

Si bien los partidos políticos no hacían nada por mejorar la situación de la República, la oposición de los sectores populares se incrementaba y radicalizaba. En especial, los jóvenes desempeñaban un papel protagónico. Las aulas universitarias eran un hervidero, de ellas surgieron líderes que escribirían hermosas páginas de la historia patria: Fidel Castro fue uno de ellos.

De la juventud se nutrió el movimiento que organizó Fidel. El ataque simultáneo a los cuarteles Moncada en Santiago de Cuba, y Carlos Manuel de Céspedes en Bayamo, el 26 de julio de 1953, fue el detonante para que los rezagados e indecisos se sumaran a la lucha armada.

El fracaso de estas acciones no desanimó a los revolucionarios. A pesar de la persecución y la ola de asesinatos que desató en respuesta el régimen de Fulgencio Batista, los sobrevivientes se reorganizaron para emprender nuevas batallas.

En prisión Fidel escribió su histórico alegato de autodefensa La historia me absolverá, un brillante documento en el cual fundamentaba el derecho del pueblo a la rebelión contra la tiranía y explicaba las causas, vías y objetivos de la lucha emprendida. Este alegato se convertiría en el programa de la revolución.

El movimiento de masas ascendió de manera significativa en 1955 y logró la amnistía de los presos políticos, entre ellos los combatientes del Moncada, además escenificó huelgas obreras de gran importancia, sobre todo en el sector azucarero.

En ese mismo año se funda el Movimiento Revolucionario 26 de Julio (M-26-7), constituido por Fidel y sus compañeros, y un año más tarde se crea el Directorio Revolucionario, que agrupa a los elementos más combativos del estudiantado universitario.

Tras demostrar la imposibilidad de toda lucha legal contra la tiranía, Fidel Castro marcha hacia México con el propósito de organizar una expedición liberadora e iniciar la guerra revolucionaria.

El Granma y la Sierra

El 2 de diciembre de 1956, Fidel desembarcaba al frente de la expedición del Yate Granma, en Las Coloradas, provincia de Oriente. Dos días antes, los combatientes clandestinos del Movimiento 26 de Julio, al mando de Frank País, habían llevado a cabo en Santiago de Cuba un levantamiento de apoyo al desembarco. Al no coincidir ambas acciones, el levantamiento terminaba en un lamentable fracaso.

Tras el revés del lugar llamado Alegría de Pío, el contingente expedicionario se dispersó. Fidel Castro y un puñado de combatientes se internaron en la Sierra Maestra para constituir el núcleo inicial del Ejército Rebelde. Un mes después toman el pequeño cuartel de La Plata, acción que serviría para desmentir las versiones propaladas por la dictadura acerca del total exterminio de los expedicionarios.

1957 fue un año duro para el movimiento. El 13 de marzo, un destacamento del Directorio Revolucionario realizó un ataque al Palacio Presidencial en La Habana, con el propósito de ajusticiar al tirano, pero fracasa. En esta acción caería en combate José Antonio Echeverría, presidente de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU).

En el mes de julio, el asesinato de Frank País provocó una huelga espontánea que paralizó gran parte de la nación. A finales de año, el ejército fracasa en su ofensiva contra la Sierra Maestra, en la que ya se han consolidado dos columnas guerrilleras.

A principios de 1958, el movimiento revolucionario decidió acelerar la caída del tirano mediante una huelga general con características de insurrección que fue convocada para el 9 de abril. La huelga no resultó y dejó graves pérdidas para las fuerzas revolucionarias.

En la Sierra Maestra, Fidel Castro creó dos nuevas columnas al mando de los comandantes Raúl Castro y Juan Almeida, quienes abrieron dos frentes guerrilleros en otras zonas montañosas de Oriente.

En el verano, Batista lanzó una ofensiva de 10 mil hombres sobre la Sierra Maestra. En feroces combates y batallas: Santo Domingo, El Jigüe, Vegas de Jibacoa, y otros, las tropas rebeldes derrotaron a los batallones de la tiranía que lograron penetrar en la Sierra y los obligaron a retirarse.

En tanto, los partidos de la oposición burguesa, que hasta entonces habían maniobrado para capitalizar la rebeldía popular, se apresuraron en reconocer el indiscutible liderazgo de Fidel Castro.

Columnas rebeldes partieron hacia diversos puntos del territorio nacional, entre ellas las de los comandantes Ernesto Che Guevara y Camilo Cienfuegos, quienes avanzaron hacia la provincia de Las Villas. En esa zona ya operaban diversos grupos de combatientes, entre otros los del Directorio Revolucionario y el Partido Socialista Popular.

El 20 de noviembre el Comandante en Jefe de las tropas rebeldes, Fidel Castro, dirigió personalmente la Batalla de Guisa, que marcó el comienzo de la definitiva ofensiva revolucionaria.

En acciones coordinadas, las ya numerosas columnas del II y el III frentes orientales van tomando las poblaciones aledañas para cerrar el cerco sobre Santiago de Cuba. El Che, en Las Villas, tomó los pueblos ubicados a lo largo de la carretera central y se preparó para el asalto a la ciudad de Santa Clara, capital provincial, mientras, Camilo Cienfuegos, rendía en tenaz combate el cuartel de la ciudad de Yaguajay.

Triunfo de la Revolución

El 1ro de enero de 1959, Batista abandona el país. El General Eulogio Cantillo intenta crear una junta cívico-militar con el apoyo de la embajada norteamericana. Pero, Fidel, siempre previsor, conmina a la guarnición de Santiago de Cuba a que se rinda y llama al pueblo a una huelga general que, apoyada masivamente por todo el país, aseguraría la victoria de la Revolución.

El nuevo gobierno desmanteló el sistema político neocolonial. Se disolvieron los cuerpos represivos y se garantizó a los ciudadanos, por primera vez en largos años, el ejercicio pleno de sus derechos. La administración pública fue saneada y se confiscaron los bienes malversados.

Los criminales de guerra batistianos fueron juzgados y sancionados, se barrió a la corrompida dirección del movimiento obrero y quedaron disueltos los partidos políticos que habían servido a la tiranía.

Desde los primeros momentos se ponen en práctica las medidas esbozadas en La Historia me Absolverá. Pronto las leyes del nuevo gobierno eliminan el latifundio, y con la Ley de Reforma Agraria la tierra es para sus verdaderos dueños: quienes la trabajan; la enseñanza se hace pública y obligatoria, se elimina el analfabetismo y se crean escuelas; se prioriza la atención a la salud del pueblo; se nacionalizan las empresas extranjeras como la United Fruit Company y la West Indian, entre otros cambios necesarios en la sociedad.
Una vida plena de realización personal y colectiva, libre de toda explotación, comenzaba para los cubanos. Se había hecho realidad el sueño de José Martí, la aspiración de todos aquellos que ofrendaron la vida a la Patria: la independencia absoluta de Cuba.

El aniversario 58 de la Revolución Cubana se conmemora con la convicción de que la pequeña Isla del Caribe continuará el camino trazado por Fidel, aun cuando su ausencia física duela. Nuevas victorias serán conquistadas en 2017 por ese mismo pueblo que dio a sus mejores hijos para lograr su total emancipación.

/YDV/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Rosa María García Vargas

Periodista. Graduada de Letras en la Universidad de Oriente. Se desarrolló como especialista del Grupo Metodológico del Sistema de Radio en la provincia de Las Tunas. Directora del noticiero Impacto de Radio Victoria por varios años. Se desempeña como redactora de los Servicios Informativos de esta emisora. Miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. @RosaMaraGarca

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


seis + = 13