Las Tunas, Cuba. Jueves 26 de Abril de 2018
Home > Las Tunas > Para ponerle sabor a la mesa

Para ponerle sabor a la mesa

Para que la mesa tenga sabor a cerdo asadoLas Tunas.- Llegan los días finales del año y quien más y quien menos busca la forma de ponerle a su mesa el tradicional sabor a cerdo asado. Unos tienen esa especie de animales a tutiplén debajo de los palmares o en cochiqueras bien montadas; otros han pasado meses alimentando a un cochinito y engordándolo, más con la vista que con la mano, mientras afilan el cuchillo y los dientes. Pero la mayoría depende de la venta que realizan las empresas estatales y los comerciantes particulares. Y ahí viene el problema.

Los vendedores por cuenta propia se justifican con los altos precios que deben pagar por cada ejemplar en pie, lo cual es relativamente cierto, y cobran la carne bastante cara; en tanto el Estado incrementa la oferta en los establecimientos de mayor clientela, vende más barato, sin embargo no puede competir todo el tiempo con los particulares porque no dispone de suficiente mercancía. ¿Qué hacer?

Esa es la pregunta que Tiempo21 hizo al ingeniero Omar Pérez López, delegado del Ministerio de la Agricultura (Minag) en Las Tunas, provincia situada a unos 700 kilómetros al este de La Habana.

«¿Qué hacemos?: Continuar ejecutando el plan de inversiones, cuyos resultados comienzan a apreciarse y que en esencia consiste en crear las condiciones para entregarles a los criadores, en su mayoría campesinos, los animales listos para el engorde». Tal fue la respuesta.

Se trata de un sistema de convenios mutuamente ventajoso, según los propios productores.

Por ejemplo, Adrián Martínez Pérez, joven integrante de la Cooperativa de Créditos y Servicios Mártires de Manatí, ubicada a unos 40 kilómetros al norte de esta ciudad, explicó por qué se siente satisfecho de haber firmado un contrato con la Empresa Porcina de Las Tunas para la crianza de cerdos:

«Según los términos del convenio, yo debo garantizar el 30 por ciento de los alimentos requeridos por los animales, el resto los suministra el Estado, generalmente en forma de piensos industriales. Eso me ha llevado a crear una finca integral en la cual produzco yuca, boniato y otros cultivos, para mantener la cochiquera y, a la vez, asegurar el consumo humano.

«Actualmente la Empresa Porcina paga bien y en el tiempo acordado, tanto en dinero como respecto a la comida que debe entregarnos, lo cual nos estimula a seguir trabajando» –afirma Adrián, y revela otro aspecto positivo del contrato:

«Con el fin de sacarle el mayor provecho al sistema de crianza y proteger al mismo tiempo la salud medioambiental, me otorgaron un biodigestor, que me permite utilizar los residuos de cosecha y las excretas porcinas en la fertilización del campo y en la producción de energía, con la cual cocinar, alumbrarnos y satisfacer otras necesidades».

Y es que en Cuba se trabaja para garantizar la bioseguridad en todas las instalaciones, de manera que la crianza de cerdos sea en realidad sostenible, tanto desde el punto de vista económico y social como en su interacción con el ambiente.

Hace poco, Tiempo21 visitó el Centro Multiplicador Porcino de Manatí y conversó con Rubier Sánchez Quiñones, su director, y Yaniurka Diéguez Cruz, jefa de reproducción y maternidad de ese establecimiento. De acuerdo con sus declaraciones, la unidad está en mejores condiciones que nunca para entregar a los criadores los animales listos para la ceba, hecho que garantiza el rápido desarrollo de los cerdos y la posibilidad de sacrificarlos con el idóneo peso y rendimiento.

De acuerdo con un informe remitido por la Empresa Porcina tunera, esa entidad trabaja para producir el venidero año unas 10 mil toneladas de carne, cifra que sobrepasaría en el 15 por ciento la de este año.

Aunque insuficiente, de acuerdo con la demanda, el incremento de la producción permitirá reducir la compra en el extranjero de diversos tipos de cárnicos y grasas, además de piensos y materias primas destinadas a fabricarlos.

Lo cierto es que existen una voluntad y una estrategia, en exitosa marcha, para ponerle sabor a la mesa del tunero, del cubano, en general.

/YDV/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

 

Sobre Raúl Estrada Zamora

Periodista. Graduado de la Universidad de Oriente. Ha trabajado en todos los medios y fue director de la revista Transporte, de La Habana. Se inició en el diario 26 y trabajó como Jefe de Información en la Televisión. Fue editor de Tiempo21. Como reportero atiende los temas del programa alimentario y la agricultura, entre otros. Miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. @Raulezdecuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*