Las Tunas, Cuba. Miércoles 22 de Noviembre de 2017
Home > Las Tunas > Cuba: agricultura urbana, suburbana y familiar

Cuba: agricultura urbana, suburbana y familiar

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Cuba: agricultura urbana, suburbana y familiarLas Tunas.- El 27 de diciembre de 1987 el actual Presidente cubano, General de Ejército Raúl Castro Ruz, entonces ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), orientó instalar en todo el país los llamados organopónicos.

La idea partió de la experiencia desarrollada en una unidad militar con sede en el barrio de La Lisa (La Habana), iniciativa considerada el antecedente directo del programa de Agricultura Urbana, Suburbana y Familiar.

Hoy el sistema cuenta con 31 subprogramas; de ellos, seis relativos al reino animal, once referidos al cultivo de plantas alimenticias, medicinales y ornamentales, y 14 concebidos para apoyar esos modelos agroproductivos.

Entre todos ellos se destaca la producción de hortalizas y condimentos frescos. Su base productiva está conformada por más de 10 mil hectáreas de huertos intensivos y organopónicos, tanto tradicionales como protegidos y semiprotegidos.

Durante los últimos tiempos, ese subprograma ha mantenido un sostenido crecimiento, hasta alcanzar ya cerca de un millón de toneladas de alimentos al año, a partir de un manejo esencialmente agroecológico.

Entre los factores que Cuba: agricultura urbana, suburbana y familiarhan posibilitado esos avances se encuentran la intensa labor desarrollada para dotar de organopónicos a la mayoría de los asentamientos poblacionales del país, desde finales de la década del 80, y la organización de huertos intensivos en las principales ciudades, a partir de 1995.

Dos años después, se acometió el perfeccionamiento y control de la producción en patios y parcelas, proceso seguido con el inicio, en 2009, de una mejor explotación de las fincas suburbanas.

Igualmente se aplicó la vinculación del salario al resultado final del trabajo y se impregnó al movimiento de un carácter popular, que determina la responsabilidad de los agricultores respecto a la organización y administración de sus producciones.

Los progresos de la Agricultura Urbana, Suburbana y Familiar, en general, y del cultivo de hortalizas y condimentos frescos, en particular, son fruto, asimismo, de la generalización de los logros científico-técnicos y la capacitación de los trabajadores.

Sin duda, Las Tunas es una de las provincias cubanas donde mayor impacto ha tenido ese sistema agroecológico, por lo mucho que ha contribuido a la cultura alimentaria de la población, aunque aún la oferta no satisfaga la demanda, ni en cuanto a cantidad ni en lo referido a la diversidad.

Bien saben los tuneros que años atrás en esta zona del país, 700 kilómetros al este de La Habana, el consumo de hortalizas era bastante limitado, pues, por lo general, solo se comía lechuga, tomate, col y pepino, y no habitualmente, sino en ocasiones especiales, como la Nochebuena o la fiesta de Año Nuevo.

Cuba: agricultura urbana, suburbana y familiarHoy la producción hortícola en este territorio representa más de la cuarta parte del total de alimentos cosechados.

Pese a la sequía, las altas temperaturas y otras adversidades, de enero al cierre de noviembre último se obtuvieron 46 mil toneladas de diferentes hortalizas, cifra aún por debajo de la demanda.

El programa de Agricultura Urbana, Suburbana y Familiar tiene un peso preponderante en esos resultados, pues anualmente aporta alrededor de la mitad de esa clase de comestibles, proporción que se eleva mucho más entre abril y agosto, período en el que aumentan las lluvias y las temperaturas.

Aunque por hábito aquí la gente sigue prefiriendo la lechuga, el tomate, la col, el pepino y otras verduras tradicionales, también existe una gran demanda de remolacha, zanahoria, berenjena, habichuela, rábano, quimbombó y acelga, vegetales que antes muchísimos tuneros excluían de su mesa.

Y es que a 29 años de creado, el programa de Agricultura Urbana, Suburbana y Familiar es, ciertamente, más familiar. Así lo reconoce el Fondo de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), al promoverlo en todo el mundo como modelo económica y ecológicamente sostenible.

/YMP/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Raúl Estrada Zamora

Periodista. Graduado de la Universidad de Oriente. Ha trabajado en todos los medios y fue director de la revista Transporte, de La Habana. Se inició en el diario 26 y trabajó como Jefe de Información en la Televisión. Fue editor de Tiempo21. Como reportero atiende los temas del programa alimentario y la agricultura, entre otros. Miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. @Raulezdecuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


− 6 = dos