Gente

Alfredo Pérez González: Mi corazón está con la Eléctrica

Alfredo Pérez González, jubilado del sector eléctrico en Las Tunas. (Tiempo21/Foto:Rey Betancourt)
Alfredo Pérez González, jubilado del sector eléctrico en Las Tunas. (Tiempo21/Foto:Rey Betancourt)

Las Tunas.- Dos jóvenes trabajadores de la Empresa Eléctrica en la provincia de Las Tunas le dedicaron a Alfredo Pérez González, jubilado del sector, una ponencia que presentaron en el Taller Rescate de la Memoria Histórica que organiza cada año el Grupo de Comunicación Institucional de la entidad.

Alfredo fue invitado para ver su vida resumida en momentos. Estaba sentado a la derecha del auditorio, y no separó los ojos ni un segundo de la pantalla. En un audiovisual quienes fueron sus compañeras y compañeros de trabajo lo recordaron como iniciador de los avances de la electricidad en el territorio, jefe de taller, transportista, innovador, combatiente internacionalista en Angola, y también patrimonio vivo de muchas épocas de desarrollo y energía.

No dijo una palabra cuando los aplausos retumbaron en el salón, ni cuando su historia resultó el primer lugar del evento. Yo lo esperé afuera para poder conocerlo.

Este hombre de 73 años nació en Gastón, poblado del hoy municipio de Majibacoa y desde 1964, muy joven para entonces y unido a la triunfante Revolución cubana, asumió la responsabilidad de trabajar en la planta eléctrica que alumbraba a esta ciudad.

Los operadores abandonaron al país y solo quedó un técnico para manipular los motores de procedencia estadounidense montados desde 1913.

«Yo acepté. Trabajé con Alberto Vega, el único que no se fue nunca del país. Para entonces les decían plantas eléctricas y no grupos electrógenos, y si se paraban Las Tunas se quedaba sin electricidad. Ahí luché con él », dijo.

Alfredo operó las plantas hasta los años 70 y después fue testigo del desarrollo de la electricidad en Las Tunas integrada al Sistema Eléctrico Nacional.

Cada puesto de trabajo tuvo su presencia. Experto en recuperación de piezas, mecánico, electricista, jefe de taller, y conocedor de las redes hasta hoy la Empresa Eléctrica tunera necesita de sus conocimientos.

Cuando en el 2013 develaron una tarja en el lugar donde se erigió la centenaria planta eléctrica de esta urbe ahí estaba Alfredo, que dedicó su juventud a entenderla y no dejar que la luz se apagara nunca.

Cuando  le correspondió la jubilación le dolió mucho al principio porque él nunca abandonó su empresa. Fue de misión internacionalista y regresó pues su corazón está con la Eléctrica.

/YMP/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

 

 

Artículos relacionados

Ricardo Salgado Arias, un universo desde el dibujo

Yanetsy Palomares Pérez

Lisney y el idioma de los animales

Claudia Pérez Navarro

Panchón y su manía de construir

Edelmis Cruz Rodríguez

1 comentario

Yusmany 27 diciembre, 2016 at 8:31

Extraordinaria la vida que dedicó a la electricidad y a nuestro país Alfredo Pérez González. Él, sin lugar a dudas, es un hombre de pueblo. Gracias Adalys por este maravilloso artículo. Saludos…

Respuesta

Enviar Comentario


seis × = 18