Fidel Castro

Fidel y su ejemplo perdurable para América Latina

Fidel y su ejemplo perdurable para América LatinaLas Tunas.- «Fidel encarnó a la Revolución en América Latina, pero también para todo el mundo, porque Cuba levantaba de nuevo la idea del socialismo, cuando este se había vuelto algo aparentemente petrificado, postergado». Así dijo el politólogo brasileño Emir Sader y sus palabras sintetizan la influencia del invicto líder de la Revolución Cubana.

En la década de 1950, cuando comenzó a hacerse palpable el pensamiento de Fidel Castro Ruz, reinaba en el continente americano, incluyendo a la Mayor de las Antillas, una política neoliberal, dependiente de los intereses de Estados Unidos y con el pueblo humilde en el último escalón de las prioridades.

Los gobiernos de turno poco hacían para garantizar los servicios básicos y quedaban relegados a otros planos la educación, la salud y la seguridad ciudadana; siempre con la política de privatizar todo, el agua, la energía, el transporte, la telefonía y mucho más.

Pero, a inicios de 1959, nació un ejemplo, una esperanza y una opción para los más desposeídos. El tirano Fulgencio Batista huyó con sus maletas llenas del dinero público y los guerrilleros de la Sierra Maestra se unieron a los combatientes de la clandestinidad para avanzar hacia La Habana y, de paso, avanzar hacia el futuro.

Poco a poco se hizo más evidente la vigencia del pensamiento de Fidel en América Latina, área para la que se convirtió en faro y luz. Visitó varios países de la región y siempre fue aclamado por las multitudes, desde el primer viaje luego de la victoria, a Venezuela, el 23 de enero de 1959.

Ese día se refirió a la necesaria unidad de los pueblos de América y el rol del territorio venezolano: «… ojalá que el destino de Venezuela y el destino de Cuba y el destino de todos los pueblos de América sea un solo destino, ¡porque basta ya de levantarle estatuas a Simón Bolívar con olvido de sus ideas, lo que hay que hacer es cumplir con las ideas de Bolívar!

Se interesó de manera especial por todo lo concerniente a la causa de Puerto Rico y los luchadores independentistas presos en aquellos tormentosos años, particularmente por la reconocida anticolonialista Lolita Lebrón, y dio apoyo a varias organizaciones boricuas, las que tuvieron en él a un aliado.

Manifestó siempre una extraordinaria solidaridad hacia América Latina y el Caribe y le inculcó esos sentimientos al pueblo cubano, tal como ocurrió el 31 de mayo de 1970, cuando donó su propia sangre para los damnificados por el terremoto que sacudió a la localidad de Ancash, en Perú y que ocasionó unas 80 mil muertes.

A lo largo de varias décadas, destacó que la unidad de la región era el arma para hacer frente al imperialismo yanqui.

Así lo dijo en la sesión inaugural de la Primera Cumbre Iberoamericana, efectuada en Guadalajara, México, el 18 de julio de 1991: « (…) A esa América Latina integrada y unida, Cuba está dispuesta a pertenecer, a discutir con ella cualquier tema, e incluso a derramar su sangre defendiendo lo que es hoy la primera trinchera de la independencia y soberanía de nuestros pueblos. Ha llegado el momento de cumplir con hechos y no con palabras la voluntad de quienes soñaron un día para nuestros pueblos una gran patria común que fuese acreedora al respeto y al reconocimiento universal».

En el segundo evento de ese tipo, en Madrid, España, el 23 de Julio de 1992, afirmó que: «Divididos, nuestros pueblos no podrán garantizar su independencia, el respeto de los poderosos, el bienestar a que aspiramos y un lugar decoroso en el mundo».

Luego llegó la creación del ALBA, junto al Comandante eterno de la Revolución Bolivariana Hugo Chávez Frías. Y, el triunfo de movimientos sociales en Ecuador, Bolivia, Nicaragua y otras naciones, «para construir una Patria Grande en la América Latina, según la soñaron los héroes de nuestras luchas emancipadoras».

En todos los momentos, el pensamiento de Fidel ha tenido vigencia en Latinoamérica y su obra se concreta en millones de personas que recuperaron la visión, luego de intervenciones quirúrgicas de sus afecciones oculares; en las manos que aprendieron a escribir; en los beneficiados con la práctica sistemática de deportes; en los discapacitados que encontraron una esperanza…

Por todo eso fue, es y seguirá siendo un ejemplo imperecedero, un paradigma a imitar, un agradecimiento perenne, un compromiso constante y un voluntad a cumplir.

/YMP/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

Cierra en Argentina jornada en honor a natalicio de Fidel Castro

Redacción Tiempo21

Legado de Fidel Castro perdurará por siempre, afirman en Nueva York

Redacción Tiempo21

Fidel, ejemplo de intransigencia revolucionaria y fe en la victoria

Redacción Tiempo21

Enviar Comentario


4 + cinco =