Las Tunas, Cuba. Jueves 23 de Noviembre de 2017
Home > El mundo > António Guterres, el noveno Secretario General de la ONU

António Guterres, el noveno Secretario General de la ONU

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Waldo Mendiluza
Prensa Latina

Naciones Unidas.- El portugués António Guterres juró el 12 de diciembre como el noveno Secretario General en la historia de la ONU, cargo al que llegó con un amplio apoyo en el seno de la organización.

«Yo António Guterres juro solemnemente ejercer con toda lealtad, discreción y conciencia las funciones confiadas a mí como Secretario General de las Naciones Unidas», afirmó en una ceremonia en la Asamblea General.

Con esas palabras, la escena quedó lista para que el ex primer ministro de Portugal (1995-2002) y ex alto comisionado de la ONU para los Refugiados (2005-2015) asuma el 1 de enero de 2017 el puesto, con razón llamado «el trabajo más imposible del mundo».

El camino recorrido

A principios de año, Guterres fue nominado por su país para el cargo, al cual aspiraron además otros 12 políticos de reconocida trayectoria, entre ellos la búlgara Irina Bokova, la neozelandesa Helen Clark, la argentina Susana Malcorra, la costarricense Christiana Figueres, el serbio Vuk Jeremic, el macedonio Srgjan Kerim y el eslovaco Miroslav Lajcak.

Todos los candidatos compartieron su visión y prioridades con la Asamblea General de la ONU y la sociedad civil, en un inédito proceso dirigido a transparentar la elección del Secretario General, a partir de las críticas por el secretismo y el tradicional protagonismo casi exclusivo en la misma del Consejo de Seguridad.

Guterres expuso sus criterios en abril en la Asamblea, donde respondió preguntas sobre su postura de cara a los principales desafíos de la humanidad y defendió el multilateralismo, la equidad de género, el diálogo para resolver conflictos y la reforma de la organización.

En las seis encuestas realizadas por el Consejo de Seguridad para seleccionar a su nominado, el portugués se impuso de manera categórica, al no recibir el rechazo de ninguno de los 15 miembros del órgano.

El 5 de octubre, tuvo lugar el primer sondeo que separó mediante un color el criterio de los 10 países con escaño rotatorio en el Consejo del perteneciente a las potencias con capacidad de veto (Estados Unidos, Rusia, China, Reino Unido y Francia), un paso clave en la elección.

La votación secreta de ese día arrojó 13 boletas favorables y dos de no opinión, el único aspirante sin rechazos, ni vetos por los integrantes del llamado P5.

Al concluir la sexta y última encuesta, el presidente del órgano de 15 miembros en octubre, el embajador ruso Vitaly Churkin, anunció el apoyo a Guterres del Consejo de Seguridad, que según la Carta de Naciones Unidas propone al Secretario General, y la Asamblea lo nombra.

Churkin destacó la experiencia del político de 67 años y su habilidad para escuchar y dialogar con todos, un criterio respaldado por los representantes permanentes de Estados Unidos, Samantha Power, y Reino Unido, Matthew Rycroft.

Apenas ocho días después, el 13 de octubre, la Asamblea General de la ONU adoptó por aclamación una resolución con el nombramiento de Guterres para el período 2017-2021.

En la juramentación del 12 de diciembre de 2016, el presidente de la Asamblea en su 71 Período de Sesiones, el fijiano Peter Thomson, destacó las cualidades del ex primer ministro portugués y su triunfo en un proceso inédito.

«Quiero felicitar al ganador de un proceso de selección histórico y público, durante el cual prevalecieron su integridad, valores y competencia», subrayó.

Thomson manifestó en la plenaria de los 193 Estados miembros de las Naciones Unidas la confianza en que el político liderará la organización con sabiduría, rectitud y dedicación al bien común de la humanidad.

Prioridades de su gestión

Guterres sustituirá como Secretario General de la ONU al sudcoreano Ban Ki-moon, quien el 31 de diciembre culminará su segundo mandato de cinco años.

El escenario mundial que heredará resulta bien complejo, ante la existencia de intensos conflictos, como los de Siria y Yemen; crisis humanitarias, entre ellas las de los migrantes; el impacto del cambio climático y los desastres naturales; las desigualdades y la pobreza.

Sin embargo, también recibirá un legado de oportunidades, reflejadas en importantes logros de la comunidad internacional, sobre todo la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible y el Acuerdo Climático de París, iniciativas destinadas a transformar la vida en el planeta, bajo la consigna de «No dejar a nadie atrás».

De acuerdo con Guterres, la verdad será su principal recurso para lograr una labor efectiva de la organización y recuperar la confianza en la misma.

«La verdad es ignorada a veces en los vínculos políticos alrededor del mundo, y solo con ella podrá restaurarse la confianza en las relaciones humanas y las internacionales», declaró a la prensa poco después de su juramentación.

El noveno Secretario General en los 70 años de existencia de la ONU señaló que aspira a estar a la altura de las expectativas, con un servicio dedicado a la paz, el desarrollo y los derechos humanos, los tres pilares de las Naciones Unidas.

Según el ex alto comisionado para los Refugiados, entre sus prioridades en el cargo destacarán el empoderamiento de la mujer, la diplomacia por la paz y la materialización de la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible y del Acuerdo Climático de París.

En ese sentido, insistió en la importancia de la prevención de conflictos, el fortalecimiento de los derechos humanos y el diálogo entre los actores de las crisis, en aras de su solución.

«El Secretario General no es el líder del mundo, su misión es de facilitador, el trabajo fundamental corresponde a los Estados miembros, y yo estaré aquí para apoyarlos», afirmó.

Para muchos, Guterres reúne la experiencia, el carisma y las condiciones para enfrentar los desafíos implícitos en «el trabajo más imposible del mundo», como lo definiera el primer ocupante del cargo, el noruego Trygve Lie (1946-1952), cuando recibiera en Nueva York, en 1953, a su sucesor Dag Hammarskjold.

Desde entonces, la frase pasa de boca en boca para resumir los enormes retos que enfrenta el ser humano con esta responsabilidad.

La verdad parece una buena arma para comenzar a transitar por el complejo camino, en el cual Guterres aseguró que siempre tendrá presentes a los más vulnerables y necesitados, esos que sufren de manera muy particular el impacto de las guerras, las desigualdades y los desastres naturales.

/YMP/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


8 × cuatro =