Los meses y sus nombres

Los meses y sus nombresEl 2016 ya está muy próximo a concluir y con la llegada de un nuevo año comenzamos otra vez a pasar las hojas del almanaque.

Será enero como siempre el primero, haciendo galas de un nombre que procede de la voz Jano, con la cual los romanos designaban al dios de las puertas y los comienzos para así representar el adiós y el saludo a cada período.

Febrero, siguiendo las reglas, ocupa la segunda posición. Su nombre se deriva de la palabra latina Februa, en alusión a los festivales de limpieza y purificación que transcurrían durante esa época en la antigua Roma. Sobresale entre los doce restantes por ser el más corto, con 28 días en tiempo ordinario y se añade uno más en años bisiestos.

Por su parte, marzo en los antiguos calendarios fue el primer mes oficial. Los romanos lo llamaron así en honor a Marte, el dios de la guerra.

La denominación que se deriva de aperire, que en latín significa abrir, propició que se escogiera la palabra abril para designar a ese tiempo en el cual comienzan a abrirse las flores y hace suponer que este también rinde honores a Afrodita, diosa helénica del amor y la belleza.

Mayo, en tanto, debe su nombre a Maia, la diosa romana de la primavera y los cultivos. Por ello en esa estación se hacían grandes celebraciones dedicadas a Flora, deidad de las flores y los jardines.

Le sigue en orden junio, cuya etimología apunta a la diosa Juno, representante del matrimonio. Otros tienden a asociarlo con el apelativo latino iuniores que quiere decir jóvenes, en oposición a maiores que significa mayores, y alude al mes de mayo. Estos son los dos meses dedicados a la juventud y a la vejez, respectivamente.

El quinto plazo del año en el calendario romano era julio y por eso fue llamado Quintilis. En ese mes nació el emperador romano Julio César, y cuando el soberano fue asesinado, entonces recibió el nombre de julio.

Agosto, se relaciona con otro de los emperadores, Cayo Julio César Octavio Augusto. Era el sexto mes del antiguo calendario, originalmente llamado Sextilis y luego agosto, por Augusto. En un principio contaba con 30 días; pero para igualarlo a Julio que tenía 31, se tomó prestado un día del mes de febrero. Por tal razón ambos tienen 31 días y febrero solo 28.

Septiembre es el noveno mes del calendario gregoriano. En el romano, era el séptimo por lo que toma su nombre de la palabra latina septem. Con Octubre, noviembre y diciembre sucede algo similar. Se identifican según los números que le correspondían otrora: octo, novem y decen.

La tradición y el ingenio de las personas de seguro ofrecerán otras razones etimológicas. De cualquier modo, todos estaremos ansiosos de recorrer el venidero 2017 para descubrir lo que depara el destino con la consecución de los días, las semanas y los meses con sus respectivos nombres.

 

 

Artículos relacionados

Las Tunas, ciudad que desafía el tiempo

Tania Ramirez

Señora de 98 años recorre su país y el mundo con vitalidad: la Radio Cubana

redigital

Fidel, en la guía del triunfo

Raudel Rodríguez Aguilar

Escribir Comentario