Fidel Castro, Martí y la calma fecunda de un cementerio

Las Tunas.- Muchas fueron las esencias que juntaron las vidas del líder cubano Fidel Castro y de José Martí. Dos hombres almas de luz, que se entregaron jóvenes a la causa noble de la libertad.

Siempre que pienso en ellos, en sus pródigos tiempos de hacer, me deslumbra la idea del bien, el «Sé Justo» que el Apóstol legó a su hijo y que el Comandante en Jefe heredó también, un siglo después e hizo trascender como nadie desde el ejemplo personal.

Tengo en mi memoria al bravo guerrillero, una flor blanca y su presencia sencilla ante la imagen del Héroe Nacional de Cuba, en silencio.

Y esa imagen me recuerda a otra añeja, la del viajero que llegó a Caracas al anochecer y no preguntó dónde se comía, ni se bebía, sino cómo se iba a la estatua de Bolívar.

Cada uno de ellos con el paso de su propio tiempo pero marcados por el ideal supremo de una Cuba distinta, bienhechora, por los pobres de la Tierra.

Desde hoy están juntos en Santa Ifigenia, el cementerio cubano en el también reposan Carlos Manuel de Céspedes, Padre de la Patria, Frank País García, su hermano Josué y muchos otros nombres ilustres y libertarios.

Ahí tendremos que ir, nadie lo dude, a encontrar fuerzas, rehacer caminos y deslumbrarnos ante la calma aparente de los mejores hijos de Cuba.

/YMP/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Escribir Comentario