El mejor refugio lo encontré en Fidel

El mejor refugio lo encontré en Fidel Las Tunas.- Ella recorría los pasillos de la escuela secundaria Carlos Marx de esta ciudad casi siempre con la humildad de su vida; pero su rostro siempre iba con una radiante sonrisa.

Ahora la reencuentro casi 16 años después, y detrás de la imagen transformada por el paso de los años, le reconozco la alegría de siempre.

Ya tiene 30 años, cuatro hijos, y una historia familiar que jamás imaginé tan llena de sufrimiento y vicisitudes; pero entre sus manos vienen una carta y varios papeles escritos con una caligrafía que no se parece en nada a los tropiezos de su existencia.

«Este 2 de diciembre fui a despedirme del Comandante en Jefe; me llevé a los muchachos», me dice y enfatiza, «¡Cómo no llevarlos a decir Hasta Siempre Fidel! si hoy no duermen bajo las estrellas gracias a él!

«A cada uno le pinté una letra en la cara, desde la niña que tiene 12 años, hasta el chiquitico de cinco, y por supuesto yo, entre todos escribimos FIDEL.

«Pero mi niña se emocionó mucho, lloraba y lloraba, e incluso hasta cuando llegamos a nuestra casa, o miraba el televisor, le daba por llorar. Entonces me pidió que le escribiera un poema a Fidel.

«Ella sabe que escribir es mi mejor manera de decir. Desde chiquita yo decía que quería ser escritora, pero no tuve la posibilidad de seguir los estudios.

«Me inspiré como lo he hecho muchas veces en él, en Vilma, en los Cinco Héroes, cuando Fidel salió en el televisor y dijo |Volverán! Logré tres poemas y lo que más me inspiró fue tener mis niños allí y ver al pequeño de cinco años cuando decía: ¡Fidel, amigo, el pueblo está contigo!

«La niña conoció el dolor de dormir, primero en una casa de cartón de tienda que yo misma hice a la orilla de un río, cuando mi abuelo con su demencia, al morir mi abuela, me botó de la casa; después logré hacerla de madera y techo de fibro y zinc, pero me la tumbó el ciclón Ike. Nos evacuamos mucho tiempo, pero decidí empezar a luchar por un techo para mis hijos.

«Un día se me ocurrió escribirle a Fidel, y mandé al Consejo de Estado una carta. Al otro día me llegó la feliz noticia: ¡Me entregaban una casa muy confortable! Yo no podía creerlo, todavía al tiempo pensaba que no era verdad, que nos sacarían en cualquier momento. Vivimos desde entonces ahí; felices, tranquilos, ya no sentimos el fuerte aire del viento en estas épocas del año o el frío de las noches como antes.

«Yo me siento como Mariana Grajales con sus muchachos y les digo: ¡Empínense!»

¿Cómo crees que debemos encaminarnos al futuro sin Fidel?

«Siguiendo las obras de él. Cuando veamos a alguien al costado y podamos darle la mano, dársela, sin temor o espera de que mañana lo pague; ayudar de corazón».

La Revolución de Fidel fue de los humildes y para los humildes ¿Crees tú que ese concepto se ha concretado en Cuba?

«Sí, se ha concretado. Te pongo un ejemplo, se desarrolló la Asociación Cubana de Limitados Físicos y Motores, la Asociación Nacional del Ciego, que en otros países la persona puede estar ciega o con discapacidad motora botada en la calle, y no tienen atención. Aquí sí».

Maydelis Rivero Carrelero es una joven cubana humilde, que sueña un gran futuro para sus hijos en este país, mientras se entusiasma al pensar incluso en enrumbar su vida por el camino del saber que una vez truncó.

«Yo estoy muy orgullosa de ser cubana. Nací aquí, sigo aquí, y me moriré aquí».

Poemas de Maydelis:

 

“Fidel dormido, no muerto”

Fue algo grande vivir

las cenizas de Fidel,

de los cimientos del ser,

siempre habrá algo que decir.

 

Tendremos mucho que aprender,

pues su espíritu prevalece.

Tardarán años, algunos meses,

para poderlo creer.

 

No fue difícil comprender

¿Cuántas lágrimas se llevó?

¿Cuántas heridas dejó

desde su bella partida?

Nos dejó una gran herida,

pues su pueblo lo lloró.

 

Y siempre lo llorará,

durante toda la vida.

Esa alma no se olvida

por todas las cosas lindas

que al cubano le vi dar.

 

Le dio vida, le dio paz,

salud, educación y más.

 

En tan poco que lo tuvimos

Hoy con Raúl le decimos:

Comandante en Jefe Fidel Castro

Estará en el holocausto

por toda la eternidad.

 

Nos dejó la libertad

para expresar opiniones.

Y bastarán las razones

para jurarle lealtad,

por los siglos de los siglos.

para que descanse en paz.

¡Hasta la Victoria Siempre!

—–

“A Fidel”

Fueron muchos los grandes héroes

que entre la vida nos dieron

todo su humilde deseo

de ver esta Patria Libre.

 

Nos dejaron toda su estirpe

de una gran Revolución.

Es muy bella la ocasión

de sentir tu peso firme.

 

Libre no voy a morirme

sin decirte estas palabras.

Tu nombre en mi pecho labra

un manojo de recuerdos,

en los cuales yo me pierdo

¡Fidel, el pueblo te ama!

 

Levantas tu mano hoy

Y tu bandera te aclama

¡Párate, el deber te llama!

No es mentira, es tu voz.

 

Tu voz que te está diciendo,

riendo con mucho honor:

Tu alma está aquí viviendo,

pero ahí, ahí está tu Revolución.

 

Tus hijos, tu pueblo, tu ejemplo,

Seguirán con un Fidel por delante.

La Patria en tus sueños tendrás

¡Hasta Siempre Comandante!

/YDV/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Escribir Comentario