Fidel Castro y las Fuerzas Armadas Revolucionarias

Fidel Castro y las Fuerzas Armadas Revolucionarias
Fidel y Raúl a bordo del Yate Granma, en la Bahía de La Habana, en 1974.

Las Tunas.- Para las Fuerzas Armadas Revolucionarias, (FAR), este no es un aniversario más. Incluso, puedo decir que la fecha no es de regocijo, ni de alegrías. Son 60 años y el dos de diciembre invitaba a una gran celebración, con un vistoso desfile militar incluido que se pospuso para el dos de enero de 2017.

Es que el paso del tiempo nos arrebató al Comandante en Jefe Fidel Castro; la maldita parca nunca se detiene y decidió llevar su anatomía unas jornadas antes, el 25 de noviembre, por casualidad el mismo día en que surcó las aguas mexicanas el pequeño Yate Granma, rumbo a tierra cubana.

El desembarco de los 82 expedicionarios marcó el surgimiento de las FAR, inicialmente un destacamento guerrillero de pocos hombres; luego el Ejército Rebelde, que hizo temblar a la dictadura de Fulgencio Batista y, finalmente, el pueblo uniformado, vestido de verde olivo y garante de la soberanía de la nación.

Esta institución armada ha sido poderoso escudo para la defensa de la Patria, tanto en la preparación de la guerra de todo el pueblo como en el cumplimiento de las disposiciones que se han adoptado a lo largo de varias décadas, desde el glorioso amanecer del Primero de enero de 1959.

Fueron azarosos los días iniciales. A las desventuras en el mar, que atrasaron la llegada de la embarcación, se sumó la orilla cenagosa, el hambre y la sed, el desconocimiento del terreno, el acoso de la aviación y aquel lamentable bautismo de fuego, en Alegría de Pío, que arrebató la vida a muchos combatientes e hizo dispersar a los demás.

Fidel, al frente de un puñado de hombres y, apenas sin armas ni municiones, puso en alto la moral combativa de todos y recordó que habían regresado a Cuba dispuestos a vencer o a morir en el intento de declarar libre y soberana a la Patria, de hacer iguales a los hombres y a las mujeres, a los negros y los blancos, a los de la ciudad y el campo…

Así fue siempre el Comandante de mil batallas y así son las Fuerzas Armadas Revolucionarias. Sesenta años atrás hicieron historia en el oriente cubano. Hoy llegan a esta región del país las cenizas gloriosas de quien supo crecerse ante las traiciones, el bloqueo estadounidense, la ruptura de relaciones diplomáticas y la invasión por Playa Girón.

Fue un hombre de firmes convicciones, que también enfrentó más de 600 intentos de asesinato, el derrumbe del campo socialista y muchas otras adversidades. Pero, nunca claudicó y nunca claudicarán las FAR porque sus integrantes ahora tienen otro compromiso: el de honrar eternamente al invencible Fidel Castro Ruz.

/YMP/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

 

Escribir Comentario