Fidel Castro nos regaló la historia

Fidel Castro nos regaló la historiaLa historia cubana atesora a varias personalidades como ejemplo, y en la herencia que dejaron se define un sentido, valores que se concentran en determinados vocablos o frases que tienen por objetivo definir la esencia de un accionar.

Muchas de las figuras que homenajeamos destacaron por la fuerza del brazo, la intransigencia, la radicalidad de un pensamiento que históricamente ha abogado por la independencia, por el derecho de cubanas y cubanos a decidir su presente y su futuro.

Así Félix Valera se ha convertido en referencia por enseñarnos a pensar, Antonio Maceo por la firmeza en los ideales que defendió en la Protesta de Baraguá, José Martí por la grandeza de un pensamiento libertario, latinoamericanista, antiimperialista, y el énfasis en la unidad; sin olvidar al Che como máxima expresión de internacionalismo.

Mas la concreción de tanto sentido, lucha y el espíritu que se ha levantado todos los tiempos en el pueblo encarnó en un rebelde, un hijo del oriente que como sus antecesores sintió hervir la sangre ante la injusticia y la opresión.

Fidel Castro se apropió de la savia que nutrió tantas raíces poderosas para trazar el camino que el pueblo necesitaba. Y comprendió que a la historia había que llevarla de la mano, porque las pautas ya estaban escritas.

El líder condujo un pueblo a la Revolución, y a su cabeza le dio a hijos, padres y hermanos las herramientas para aprender a pensar, la tierra para el trabajo, a la mujer la posibilidad de elegir, además nos regaló la memoria y un mañana.

El árbol se ha ramificado y en el proceso está la certeza en los principios que le han convertido en faro del internacionalismo, de la solidaridad, como contrapartida del imperialismo, de la globalización como buitre que destierra el derecho de la diversidad y de la cultura a existir, para ceder espacio a un desarrollo insostenible que amenaza la supervivencia de la especie humana.

Así permanece Fidel Castro entre nosotros como una conjunción que nos regaló la historia, en la que se combina la grandeza de nuestra estirpe en palabra y acción con un legado intelectual al que recurriremos mientras transitemos el camino que hoy nos une y fortalece.

/YMP/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube