Fidel Castro, profundo estudioso de la economía

Fidel Castro, profundo estudioso de la economía Las Tunas.- De Fidel Castro Ruz se puede decir mucho. O poco, porque a veces sobran las palabras ante tantos hechos, tantas realidades y tantas enseñanzas que forjó paso a paso, en un largo camino de más de medio siglo.

Su impronta queda en todas, absolutamente todas, las esferas de este archipiélago rebelde, que lo vio impulsar la educación, el deporte, la salud, el turismo, las industrias y también la economía.

Fue un economista nato, de esos que no lucía un título en la pared; pero, sí de los que analizaba hasta el más mínimo detalle del pasado y el presente, para predecir el futuro, organizar ideas, adoptar decisiones y enseñar al pueblo de Cuba.

Expuso su pensamiento sobre la materia desde La historia me absolverá, ese histórico alegato que integró la doctrina de Carlos Marx con la ética de José Martí y que sentó las bases del programa de la Revolución, si un día, como ocurrió, triunfaban la razón y las ansias de libertad.

Luego de la victoria de enero de 1959, estimuló el ahorro de los recursos materiales y los portadores energéticos, motivó a los obreros a innovar y a resolver las dificultades con el talento y las acciones colectivas y potenció la sustitución de importaciones y las producciones locales.

Estudió, como nadie, la deuda externa y dijo que «el abismo de la desigualdad entre los niveles de desarrollo de los países industrializados y los subdesarrollados económicamente continúa profundizándose. La deuda externa se ha convertido actualmente en el principal obstáculo para el desarrollo, la más moderna forma de dependencia neocolonial para los países subdesarrollados. Se agrava el intercambio desigual y se profundiza el proteccionismo. Se reducen de manera drástica los flujos financieros externos para el desarrollo».

Evaluó la crisis financiera internacional, el desempeño del Fondo Monetario Internacional, las relaciones comerciales entre las naciones, el valor del dólar estadounidense, las alternativas para garantizar alimentos a la población de todo el planeta, los excesivos gastos en armamentos, la propiedad social sobre los medios de producción y muchas otras aristas.

Este 26 de noviembre, se celebra el Día del Economista y el Contador, en homenaje al nombramiento de Ernesto Che Guevara como primer presidente del Banco Nacional de Cuba, en 1959, y Fidel no estará presente.

Sin embargo, su huella es visible, tal como dijo el presidente cubano Raúl Castro, en los cambios económicos que promueve la nación aprobados y actualizados en los VI y VII Congresos del Partido Comunista de Cuba, respectivamente.

Y se aprecia también en el pueblo, que marcha por la construcción de una sociedad socialista, próspera y sostenible, sin detenerse y con la guía de su ejemplo.

/YMP/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Escribir Comentario