25 de noviembre, una jornada por las mujeres

25 de noviembre, una jornada por las mujeresLas Tunas.- Hoy es un día especial para las mujeres, las gordas y las delgadas, las blancas y las negras, las que trajeron niños al mundo y las que no, las que estudiaron y se convirtieron en excelentes profesionales y las que nunca han tenido un libro en sus manos…

Y también es diferente, para las niñas de hoy que, pasados los años, serán capaces de andar por la vida, crecerse, superar obstáculos y actuar como madres, esposas, trabajadoras y ciudadanas de cualquier territorio.

Esta es una jornada para reflexionar, desde que el sol regaló sus primeros rayos, y así será hasta que la luna se imponga sobre el cielo y domine la oscuridad de la noche. Pero, no basta con pensar sobre el tema ni vestir una prenda de color naranja.

El almanaque marca otra vez el 25 de noviembre y el mundo clama por la no violencia contra la mujer, un fenómeno que lastima la estructura anatómica de muchas y hiere profundamente los sentimientos, la dignidad y el amor propio.

En un sinnúmero de naciones, lamentablemente muchas, las féminas no valen nada. O tal vez, sí; lo que vale un camello, una vaca, una pequeña huerta o una deuda antigua que los bolsillos familiares no pudieron pagar.

En Cuba, existen todavía manifestaciones sexistas; pero, por fortuna, cada vez son menos pues las mujeres nos integramos física y espiritualmente a todas las actividades, ya sea en un aula o en una industria, con iguales derechos y deberes.

No son simples palabras. En la Mayor de las Antillas, las féminas podemos, y hacemos, cualquier cosa que nos propongamos, de modo que siempre estamos listas, con un lugar bien ganado dentro de la sociedad.

Hoy es especial, Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer y los orígenes de la celebración se remontan al 17 de diciembre de 1999, cuando la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas así lo declaró.

La jornada se estableció en homenaje a Patria, Minerva y María Teresa Mirabal Reyes, tres activistas políticas asesinadas por esbirros del dictador Rafael Leónidas Trujillo, en República Dominicana, el 25 de noviembre de 1960.

Su ejemplo inspiró a los dominicanos, a los latinoamericanos y al mundo entero, al punto de ser un referente para todas las personas de bien que consideran que las féminas somos fuente de vida y que en nuestras manos tenemos la posibilidad de construir.

Por eso debemos unir nuestras voces y gritar muy alto, que el maltrato no es amor, es la cobardía de alguien que pretende ser superior porque tiene puños fuertes. Todas merecemos ser respetadas y vivir una vida libre de violencia.

/YMP/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

Cuba necesita que en Las Tunas vuelvan a recuperar materia prima en los barrios

María Esther Pupo Hechavarría

La mala pandemia que deja lecciones positivas

Leydiana Leyva Romero

Soberanía para la vida

Darletis Leyva González

Escribir Comentario