Gente

Raúl Velázquez, la magia tras el telón

Raúl Velázquez, la magia tras el telónUno de los primeros acercamientos de Raúl Velázquez a la compañía Huracán Mágico fue cuando dirigió el espectáculo de graduación de la Escuela de Magia. Después estrecharía el lazo con el colectivo como director artístico, una función en la que lleva diecisiete años.

En esta edición el Ánfora le rinde honores, y no es para menos, pues en treinta calendarios como director de espectáculos, y un poco más vinculado con las artes escénicas, también ha jugado a hacer magia con sus manos.

«Realmente en el mundo artístico uno vive estresado porque quiere que todas las cosas salgan bien. En el momento que me dijeron del estímulo fue que me di cuenta que llevaba treinta años bajo el estrés y me puse muy contento porque ojalá dure muchos más. Ya tengo 45 años de vida artística en las artes escénicas».

Velazquito además se refirió a su relación con José Reynerio Valdivia Valdivia, el mago Piter, a quien acompañara en varias aventuras con la compañía Huracán Mágico.

«Cuando inicié mi carrera artística en el Guiñol conocí al Mago Piter y me vinculé a él como asistente de dirección, ayudándolo en los espectáculos que él traía. Cuando me hicieron la oferta de venir a dirigir la compañía la acepté con mucho cariño, y en estos 17 años de desvelos y vicisitudes me siento todavía con ánimos de seguir».

Desde sus modestas palabras Raúl Velázquez rinde homenaje a Piter como una de las figuras más importantes de la magia en el país, quien realmente creía en el poder de convocatoria del ilusionismo.

«En realidad con Piter era un reto porque en aquella época se hacían cosas muy improvisadas y había que tener las pilas cargadas; te sorprendía con aquello de hacer un espectáculo para mañana y los ensayos duraban hasta la madrugada. Y era difícil pues era muy arriesgado, pero las cosas salían, dejó una escuela, dejó una compañía y es un honor haber trabajado con él y compartir con los muchachos que fueron sus alumnos».

Esta vigésimo primera edición del Festival de Magia Ánfora trae a Raúl Velázquez más trabajo, y con él la oportunidad de reinventarse desde cada espectáculo, haciendo lo mejor para un público que también confía en quien tras el escenario hace posible la ilusión.

/YMP/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

 

 

Artículos relacionados

Adalid de ideas multiplicadas

Roger Aguilera

Zabala, confesiones de un comparsero

Leydiana Leyva Romero

Metodio y la radio, un binomio singular

Adialim López Morales

Enviar Comentario


2 − = uno