Gente

Residente en Las Tunas festeja sus 106 años de vida

Residente en Las Tunas festeja sus 106 años de vida
(Foto: Angel Espinosa)

Las Tunas.- Santos Pérez Corrales, residente en Las Tunas, festejó sus 106 años de vida y opina que su secreto para haber llegado a esa edad es, gozar de la unión y el cariño de su familia.

El centenario homenajeado afirmó que la naturaleza lo dotó de una buena salud porque no padece de enfermedades que lo limitan a socializar en el seno de su hogar y en el barrio.

De igual modo, Santos confiesa que su amor por Cuba es añejo y le da fuerzas para resistir los embates de la vida. «Soy muy feliz de no haberme ido nunca de Cuba, de vivir aquí y poder reunirme con la familia para celebrar mis 106 años».

Los máximos dirigentes cubanos, Fidel y Raúl Castro, han reiterado en varias ocasiones que lo más humano a realizar por la sociedad es ocuparse de los ancianos.

Más de 90 mil 800 personas sobrepasan los 60 años de edad en la provincia de Las Tunas y la familia de Santos considera que «llegar al siglo de vida resulta todo un privilegio», defendiendo el lado gris de las estadísticas.

Envuelto en el cariño de hijos, nietos, bisnietos, sobrinos, primos y vecinos, Santos relata las horas de atención y análisis al noticiero nacional de televisión y las delicias del cerdo asado y la cerveza fría con que lo consienten siempre que se puede.
«A pesar de los dolores en el cuerpo y permanecer tanto tiempo sentado en esta silla de ruedas, me siento bien, sobre todo porque la vida me premió con nueve maravillosos hijos que me adoran y cuidan mucho.

Si de algo me quejo, es porque no me dejan hacer nada. También tengo mis nietos, biznietos y tataranietos que siempre vienen o llaman para saber cómo estoy. Eso me da fuerzas para vivir».

Con toda razón dejó escrito el Héroe Nacional de Cuba, José Martí que «…los ancianos tienen algo de religión, de paz no humana, algo de revelación y profecía».

Santos Pérez Corrales se sabe privilegiado, al igual que otros tantos abuelos tuneros que consolidan su vejez en armonía con el medio familiar y la comunidad. Esa fraternidad pactada que burla las estadísticas lo encamina, lejos de dudas, a sus 107 años de vida.

Él considera que con salud, puede cumplir muchos años más, ayudado por su carácter ecuánime y controlado, rodeado siempre de lo más preciado, que es su familia.

/YDV/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

Ricardo Salgado Arias, un universo desde el dibujo

Yanetsy Palomares Pérez

Lisney y el idioma de los animales

Claudia Pérez Navarro

Panchón y su manía de construir

Edelmis Cruz Rodríguez

Enviar Comentario


5 + = trece