Jornada Entre Música, un regalo para los oídos

Jornada Entre Música, un regalo para los oídosLas Tunas.- Parece una utopía pasearse por varios géneros musicales en escasas horas, sin embargo el milagro lo consiguió esta décima edición de la Jornada Entre Música, que organizó la filial de la Asociación Hermanos Saíz en Las Tunas.

Cantautores habituales en las peñas que invaden el calendario con un especial lirismo, se hicieron dueños de la festividad desde el hermanamiento con los visitantes, así como el especial intercambio con los de aquí.

Beber de las armonías de una misma guitarra, para mejor aunar voces desde estilos diversos, fue una de las imágenes más presentes; cuando un instrumento con cuerpo de mujer regaló acordes a muchas manos.

Un roquero bailando música tradicional o la maestría de Elvira Skourtis y la Orquesta de Cámara, para regalar la interpretación única de composiciones de The Beatles reinventadas por Leo Brower, fueron otras fotografías que atesoraremos del evento.

Y qué decir del inmenso placer del concierto de Raúl Torres, que atrajo a un número importante de visitantes al Patio de Pepe, espacio situado en el interior de la Plaza Martiana, para revisitar en un ambiente intimista temas como Se fue, Regrésamelo todo y Candil de nieve, que arrancó un colorido coro al público, siempre con ganas del reencuentro con el artista.

Siguió en el calendario la oportunidad para disfrutar de la calidad interpretativa de Eduardo Sosa, un santiaguero bien convencido del valor de sus raíces culturales, con la capacidad de hacer de cada canción una clase y un aprendizaje sobre la trova tradicional, el son y otros ritmos que se mantienen muy vivos en su quehacer.

Para deleite de no pocos también llegó William Vivanco hasta la ciudad de las esculturas, dispuesto a regalar la versatilidad que derrocha en cada presentación, arrancando coros casi inverosímiles al público menos conocedor del pentagrama, con fuertes conexiones a las raíces africanas y españolas que dieron color al amasijo creativo que existe hoy en Cuba.

Mas, el coctel no estuvo únicamente formado por la trova; rock del hecho en casa y de otras provincias llegó a los escenarios de la Casa del Joven Creador; igual sucedió con el rap, mezcla de desenfado y poesía, así como la música electrónica.

La música, un arte que no merece más traducción que la de las propias emociones que genera e historias que inmortaliza, supo extender la invitación a la literatura, la danza y otras manifestaciones para hacer las delicias de un encuentro que pronostica mucha más vida para compartir.

/YDV/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

APK La Guarida se gestiona como hogar digital de la AHS en Las Tunas

Yanetsy Palomares Pérez

Presentan talleres infantiles de Teatro Tuyo primer espectáculo en solitario.

Sheyla Arteaga Rodriguez

En una maleta el mundo obtiene Premio Principito de narrativa infantil 2020

Yanetsy Palomares Pérez

Escribir Comentario