Opinión

Delegados, almas del Poder Popular en Cuba

Delegados, almas del Poder Popular en CubaLas Tunas.- Cuarenta años cumplen los órganos locales del Poder Popular en Cuba y es inevitable pensar, mientras se pasa revista sobre el camino andado, en los desvelos, los sueños, las carencias y los desafíos de quienes han apostado su vida al servicio del pueblo desde su raíz.

Los delegados están antes y después del dolor de sus electores, en medio de los ciclones, ocupados porque el médico de familia esté en la zona más intrincada, porque se atienda en su justa medida al vecino que necesita especialmente un recurso, porque no proliferen vectores y hasta por la fiebre tardía de la muchachita aquella que hoy se puso la primera vacuna.

Los buenos delegados, que no son pocos, se conocen hasta el dedillo lo más grande y lo más simple de su comunidad, desafían tempestades para dar un abrazo y explican, en cada rendición de cuentas, las conquistas y los pendientes después de poner parte de su alma misma tras alguna gestión.

Están igual para dar confianza, para intercambiar razones y para mezclar gobierno y pueblo sabiendo que detrás de ellos existe un aparataje mayor, que les soporta, les afianza, les apoya y, no pocas veces, les consuela cuando el trabajo es mucho y los problemas se agolpan.

Llegan tarde a la casa, muy tarde en ocasiones, y asumen el desafío además de sus propias vidas, salir adelante es una máxima por ellos y por los demás. Así son, así crecen, así cumplen 40 años en Cuba y nos hacen sentir, orgullosos.

/YDV/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

Apostemos por una escuela más integral

Telma Machado Escanio

Consumir lo nuestro

Yanetsy Palomares Pérez

El legado de la Generación del Centenario, inspiración profunda para los jóvenes de hoy

Enviar Comentario


+ 1 = tres