Las Tunas se abre paso en el cultivo del tabaco 

El fomento de la caña de azúcar ha sido lo más tradicional  de Las Tunas en cuanto a producción agrícola, de ahí que cuando se habla de cultivar  tabaco  a la mente acuden pequeños oasis dentro de extensas llanuras.

Y no se está lejos de la realidad cuando se compara con los grandes cañaverales que  cubren  una importante superficie de la provincia, por ser el azúcar un renglón privilegiado desde inicios del siglo XX.

La historia del cultivo del tabaco en el territorio se remonta al siglo XVIII, en La Veguita, a unos ocho kilómetros de la ciudad de Las Tunas, donde se materializaron pequeñas cosechas hasta mediados del XX.

Pero  fue en  1993 cuando se reanudó el fomento de la hoja y años después, en la campaña 2005-2006 se obtuvieron excelentes resultados con el acopio de mil 026 toneladas.

Carlos Betancourt Almaguer, director general de la Empresa de Acopio, Beneficio y Torcido del Tabaco, explica que tras otra calma en el cultivo, desde el 2014 se aprecia una reanimación que ya es notable este año con la cosecha de 660 toneladas,  de 401 planificadas, lo cual significa un crecimiento del 67 por ciento en relación con el 2015.

La campaña tabacalera 2016-2017  comenzó en octubre con una siembrasimbólica en la finca del campesino Yordanis Peña Jorge, de la Cooperativa de Crédito y Servicios (CCS) 35 aniversario, del municipio de Las Tunas, donde se informó oficialmente que en la provincia ya hay contratadas para la siembra 709 hectáreas, que deben generar 769 toneladas.

Con la organización en el diseño y aseguramiento de las campañas, los beneficios de los precios y una buena contratación, han estimulado el auge de la producción tabacalera,   explica Betancourt Almaguer.

Unido a esto –amplía– se cuenta con los recursos fundamentales para respaldar el programa, sobre todo los fertilizantes, pesticidas, combustibles, madera, tejas y puntillas para la construcción de las casas de cura.

En las 50 bases productivas, en su gran mayoría CCS  dedicadas al cultivo del rubro, se labora en el mejoramiento y conservación de los suelos y la riega de semilleros, aunque se pronostica que noviembre y diciembre deben ser los periodos de mayor intensidad.

Para evitar baches, se acelera el proceso de solicitud y otorgamiento de los créditos a las bases con atrasos y  se acelera el ritmo de construcción de 241 aposentos y la reparación de 190, para la cura.

Con la localización de 82 hectáreas  para semilleros, se responde al plan contratado  por la Empresa, que acumula  694 hectáreas roturadas,  de las cuales 213 están listas para la siembra. Además,  ya tiene levantados nueve mil 500 canteros, como medida preventiva  ante posibles afectaciones climatológicas.

Betancourt Almaguer y su colectivo están satisfechos  con la entrada de recursos como  semillas, fertilizantes, productos químicos y pesticidas, aunque requieren ampliar el parque de transporte para que responda al crecimiento del torcido  y el tabaco en rama.

La materialización del programa en la actual campaña no es una preocupación para ellos. De ahí que ya poseen la vista puesta en el futuro para estabilizar una producción que llegue a dos mil toneladas anualmente, a partir del 2019.

/YMP/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

Reconocen en las Tunas aportes de la empresa cubana Geysel en su aniversario 25

María Esther Pupo Hechavarría

Azucareros de La Tunas se preparan para la arrancada de la zafra

Yaimara Cruz García

Anuncian venta de productos de primera necesidad en la ciudad de Las Tunas

Julián Velázquez

Escribir Comentario