Las Tunas, Cuba. Domingo 24 de Septiembre de 2017
Home > Las Tunas > Tuneros en Baracoa

Tuneros en Baracoa

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
Tuneros en Baracoa (Foto del autor)

En el desolador panorama dejado por el huracán Matthew en Baracoa el trabajo estimula sueños. (Foto del autor)

Jorge Pérez Cruz

El primer contacto físico del equipo de reporteros y de varios integrantes del consejo de dirección de la Empresa Eléctrica de la provincial de Las Tunas y de dirigentes sindicales de esa entidad, rumbo a Baracoa, fue el Bate Bate.

Allí todavía se perciben las huellas del furioso meteoro, pero se trabajaba fuerte en la obra restauradora de ese tramo que une a los municipios de Guantánamo con San Antonio del Sur y es paso obligado para llegar por carretera a la Ciudad Primada.

Ahí están los vestigios del impacto que se van haciendo cada vez más evidentes y dolorosos en los poblados que conforman los municipios de San Antonio del Sur e Imías y en todo el viaducto de La Farola para alcanzar el clímax en Baracoa, donde hombres y mujeres, nativos unos, forasteros otros llegados para contribuir a paliar el sufrimiento ajeno, que también se convierte en propio.

Primero que Matthew

Dionnys Álvarez Salas es uno de los 25 tuneros que se adelantaron a Matthew, resistieron el embate juntos a los vecinos y alzaron las banderas de la recuperación tan pronto el clima les dio la posibilidad.

Pedro Barrera Osorio, secretario del Buró Sindical de la Empresa Eléctrica de Las Tunas, lo había adelantado: «Esta avanzada del contingente creado para enfrentar situaciones de desastres es de Patria o Muerte», y en el terreno ese grupo y los restantes hasta completar un colectivo de 90 obreros, incorporados a penas el Bate Bate dio acceso, dan un espaldarazo a esa afirmación.

En la escuela mixta Salvador Pascual Salcedo, que les  sirve de campamento improvisado, el ingeniero Carlos Arias Sobrino, director de la entidad en la provincia de Las Tunas, ilustra con cifras el desempeño de su colectivo.

«Hasta la fecha hemos reconstruido más de 60 kilómetros de líneas primarias y secundarias, certificado 58 transformadores que han beneficiado ya a unas cuatro mil viviendas y no cejaremos en el empeño de dar luz a los habitantes de esta hermosa ciudad», remarca Carlos.

Como un sistema…

Tuneros en Baracoa (Foto del autor)

Con la corriente ya en la entrada del hogar. (Foto del autor)

Bajo la vigilancia permanente del sindicato y con el apoyo de los especialistas vamos sorteando los escollos que significa laborar después de un desastre de esta naturaleza.

En el terreno de operaciones anda presuroso, atento y exigente George Ávila Santiesteban, especialista en Seguridad y Salud del Trabajo en la organización: «supervisamos el uso de los medios de protección individuales y colectivos, el estado de salud de los trabajadores, la higiene general y en la elaboración de alimentos», comenta.

Por los peligros que implica laborar en condiciones extrema al encuentro con los miembros del contingente acudió, también,  la psicóloga Noemí Maldonado Fernández, quien les habló a los trabajadores de los riesgos psicosociales y los alertó acerca de la necesidad de no descuidarlos para evitar accidentes y otros eventos que pueden ser fatales.

Somos solidarios

Solo del sector eléctrico en las zonas más afectadas por Matthew está una cifra superior a los mil trabajadores, quienes organizados en más de 100 brigadas brindan su apoyo solidario en territorios de Maisí, Imías y Baracoa, asegura Liván Arronte Cruz, director de la Unión Eléctrica, y  reconoce el  aporte de  esas fuerzas, que han proclamado la decisión de laborar hasta el restablecimiento total de ese vital servicio.

Pero la solidaridad con amor se paga y ese gesto de altruismo inculcado y cultivado por la Revolución se consolida y fortalece en otras ramas del quehacer económico y social de esas zonas y reciben constantes muestras de solidaridad de los beneficiados.

En consecuencia son actos cotidianos el buchito de café colado expresamente para esos hombres que desafían alturas y otros peligros para llevar de nuevo el bienestar a los hogares.

Vi a muchachos jóvenes ayudar en disímiles tareas y me llamó mucho la atención la doctora Lisbel Isacc Reyes y la farmacéutica Milagros Noa Reyes, devenidas lavanderas en su tiempo de ocio para contribuir al bienestar de los eléctricos, a pesar de los daños que sus viviendas sufrieron.

«Ellos han venido de lejos, se han separado de sus familias y nos están ayudando mucho, entonces no podemos hacer otra cosa que ayudarlos», dicen casi al unísono.

En estos días de catástrofes el corazón de Las Tunas late en el alto oriente cubano con la presencia de estas fuerzas que reclaman el apoyo restaurador.

/YMP/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos   en Twitter y Youtube

 

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


nueve − = 4