Las Tunas, Cuba. Miércoles 20 de Septiembre de 2017
Home > Las Tunas > Contribuyen en Las Tunas a la preservación del patrimonio arquitectónico cubano

Contribuyen en Las Tunas a la preservación del patrimonio arquitectónico cubano

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
En Las Tunas se contribuye a la preservación del patrimonio arquitectónico cubano

Piso colonial de una vivienda.( Fotos cortesía del entrevistado.)

Las Tunas.- Hace alrededor de 15 años echó a andar un sueño largamente acariciado por el tunero Gabriel Yero Baldoquín, quien convirtió lo que parecía una fantasía en un hermoso proyecto familiar especializado en losas coloniales, que nació del afán restaurador y la preservación de la arquitectura cubana.

Integrado fundamentalmente por la esposa e hijos, el negocio Yero tiene el propósito de preservar la manera tradicional de elaboración de pisos, para la conservación del patrimonio arquitectónico y por su calidad ha sido reconocido en eventos nacionales e internacionales, afirmó su creador.

¿Cómo surgió la idea?

«La idea surgió en el año 2001, no teníamos legalidad de lo que estábamos haciendo y sabíamos que era algo novedoso, por lo que nos acercamos a la empresa provincial de Mantenimiento constructivo, entidad que nos apoyó desde ese momento».

«Nosotros fuimos desde Guantánamo hasta La Habana buscando conocimiento sobre las personas que habían producido este mosaico colonial antes del triunfo de la Revolución, hicimos un estudio de las experiencias de esas provincias y nos dimos a la tarea de hacer un taller en la propia entidad que se mantiene actualmente, precisó».

¿A partir de cuándo se convierte en un negocio familiar?

En Las Tunas se contribuye a la preservación del patrimonio arquitectónico cubano

Integrante de la familia Yero.

Después que iniciamos ese trabajo con esa entidad, participamos en la feria Fecons 2003, en la cual la dirección nacional del Fondo de Bienes Culturales nos dijo que esto era una artesanía, que trabajáramos con ellos, cuando llegamos aquí, hicimos los trámites pertinentes, nos hicimos artistas y a partir de ahí comenzamos a trabajar desde la casa».
¿Cuántos modelos tienen de losas?

«Tenemos más de cien modelos diferentes, pero si alguna empresa o persona se interesa por algo en particular, nos hace llegar una muestra, hacemos el prototipo y luego la reproducimos fielmente».

¿Cómo se realiza la comercialización de la producción?

«Nosotros siempre hemos trabajado por encargo, ya sea con persona jurídica o natural, con propuestas de los clientes o nuestras, le hacemos llegar una primera muestra y de esa forma hacemos los contratos, existe una confianza mutua».

¿Qué significa esa confianza de los clientes en ustedes?

«Es un orgullo, nosotros nos sentimos felices cada vez que alguien coloca un piso hecho por nosotros, que sirve de mural, de muestra para posteriores encargos, la mayor satisfacción es que digan: esto quedó maravilloso».

¿En qué instalaciones se puede apreciar su obra?

«El primer trabajo que hicimos fue para el hotel Ibero estar daiquirí, en Ciego de Ávila, el mueso viejo también en esa ciudad; el hotel Ibero estar en Varadero; la Casa del Guayabero en Holguín y el hotel Caballeriza, donde se hospedó el Papa en su visita a esa provincia oriental y el hotel Real en Villa Clara».

«Tenemos también una iglesia en Santiago de Cuba, la escuela jesuita donde estudiaron Fidel y Raúl en esa ciudad, es decir que en casi todo el país se aprecia nuestra extensa obra».

¿Y en la provincia?

«Aquí iniciamos el trabajo en el hotel ferroviario, pero por algunos problemas no terminamos el proyecto y solo hicimos la parte del portal, que las personas admiran mucho».

«Sin embargo hay más de 10 viviendas de particulares en esta ciudad que exhiben nuestro trabajo y otras en el municipio tunero de Puerto Padre».
Ustedes cuentan con un proyecto de colaboración relacionado con la reproducción de obras artísticas?

«Si, reproducimos en losas coloniales las obras de pintores de mucho prestigio en Cuba como Nelson Domínguez, Kamil, Liusan Cabrera, Alexander Lecusay, Chucho y Roberto Reyes, con quien iniciamos el trabajo».

¿En qué ferias y exposiciones han participado?

«Hemos representado a la provincia en distintos eventos, en la primera feria que participamos fue en Fecons 2003, en La Habana, donde obtuvimos un premio entre tantas firmas extranjeras, para nosotros fue un orgullo; en el 2010 en FIART recibimos un premio; en otra feria de arte nos dieron un reconocimiento, es decir que nacionalmente se reconoce nuestro trabajo».

¿Pero la obra de ustedes trasciende las fronteras nacionales?

«Sí, desde el 2003 el trabajo nuestro ha llegado a varios países como Canadá, Panamá, España, África como parte del intercambio cultural con esas naciones».

¿Qué importancia le concedes al rescate de esta tradición?

«Creo que es muy importante en estos momentos: primero porque contribuimos a sustituir importaciones y segundo por el auge del turismo en Cuba, es algo nuevo que tenemos para mostrarle a los turistas, las cosas buenas que ellos ya no ven y eso es los pisos coloniales que para nosotros es un orgullo».

Como parte de la producción local de materiales, estos proyectos propician una nueva tendencia constructiva contemporánea, contribuyen a la conservación del patrimonio  y constituyen un soporte al desarrollo del territorio y el país.

/DCG/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos   en Twitter y Youtube

 

 

 

 

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Edelmis Cruz Rodríguez

Periodista. Graduada de la Universidad de Oriente. Como reportera atiende los temas de la Construcción y las organizaciones sociales, fundamentalmente. Es constante en el trabajo diario como una de sus características principales. Le gusta trabajar los temas de la mujer y los colectivos laborales en la base. Miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. @EdelmisCruz

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


8 − = cuatro