Las Tunas, Cuba. Domingo 24 de Septiembre de 2017
Home > Las Tunas > Trabajar en zona de catástrofe

Trabajar en zona de catástrofe

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
Trabajar en zona de catástrofe (Foto del autor)

Los trabajadores deben estar en plenitud de facultades para asumir sus labores. (Foto del autor)

Jorge Pérez Cruz 

Desde hace décadas el líder histórico de la Revolución cubana, Fidel Castro, ha advertido sobre los peligros que corre la especie humana ante las poderosas e irracionales fuerzas de la naturaleza, aupadas por el cambio climático.

El azote del poderoso huracán Matthew a la región más oriental de Cuba es solo el más reciente, que no el último, de estos fenómenos que son cada vez más intensos.

Motivado por los  riesgos que genera en el entorno y las condiciones laborales de los trabajadores y del pueblo, en general, invitó a reflexionar sobre el tema desde Baracoa, uno de los territorios más afectados por el impacto de ese meteoro, Noemí Maldonado Fernández, psicóloga y especialista del grupo de seguridad y salud de la Empresa Eléctrica de la provincial de Las Tunas.

En apoyo al estado de ánimo de los más de 90 trabajadores de esa entidad que apoyan la recuperación allá, la especialista acudió para «insistir en la importancia de visualizar los peligros latentes que amenazan el desempeño en situaciones de desastres».

Reunida junto a los integrantes del colectivo en amena e instructiva charla, desarrolló un encuentro en predios de la escuela mixta Salvador Pascual Salcedo, improvisado campamento para los tuneros en la Ciudad Primada de Cuba.

Los peligros más frecuentes

La psicóloga Noemí intercambia con trabajadores del sector eléctrico de Las Tunas que apoyan el restablecimiento de ese servicio en la ciudada de Baracoa. (Foto del autor)

La psicóloga Noemí intercambia con trabajadores del sector eléctrico de Las Tunas que apoyan el restablecimiento de ese servicio en la ciudada de Baracoa. (Foto del autor)

«Los más notables son estrés, fatiga, monotonía y hastío psicológico, entre otros asociados al caos que supone el impacto de estos fenómenos naturales de tanta destrucción».

En su intervención usted enfatizaba en la importancia de visualizarlos oportunamente y actuar en consecuencia…

«Sí, porque en la actualidad las organizaciones, y la población misma en sentido general, subestiman mucho el riesgo psicosocial y esa actitud puede conducir a otros eventos también dolorosos».

«La práctica y los estudios realizados demuestran que la ocurrencia de accidentes laborales y de otros tipos, incidentes inesperados, averías, errores de manipulación… que pueden ser fatales están asociados, en la mayoría de los casos, a la conducta humana».

¿Cómo se expresan esos desórdenes de la conducta, que pueden llegar a ser letales?

«Es que la conducta humana está configurada por características de personalidad, que se expresan mediante motivaciones, intereses, conflictos internos y procesos cognitivos tales como la concentración y distribución de la atención, percepción que puede ser del propio riesgo, pensamiento, entre otros».

Los riesgos físicos se visualizan con más facilidad

«Los riesgos físicos están latentes, suelen apreciarse de manera objetiva; pero, los psicosociales no, están en nuestros fueros internos, tienen una carga enorme de subjetividad, por lo que son más difíciles de apreciar, y entonces no se valoran en su justo medio y no se tienen en cuenta, en situaciones como estas, digamos el régimen trabajo-descanso, que es vital para sostener el equilibrio emocional.

«Incluso en la Ley 116 (Código de Trabajo) todavía no están bien definidos los asuntos relacionados con los aspectos psicológicos que influyen en el rendimiento, la productividad, y la salud de los trabajadores, que propicien conductas seguras, fundamentalmente ante fenómenos extremos, como este mismo huracán Matthew».

¿De qué forma los enfrentan en la Empresa Eléctrica de Las Tunas?

«Empleamos diferentes canales de comunicación para procurar que los trabajadores  visualicen esos peligros que acechan, porque con estos convivimos, y entonces los perciben como normales, y eso conlleva a malas prácticas que pueden ocasionar múltiples problemas.

«También sistematizamos acciones de capacitación en cuanto a los elementos básicos de la seguridad y salud en el trabajo, con énfasis en situaciones extremas y procuramos entrenar a los trabajadores en   primeros auxilios psicológicos, enfrentamiento a desastres y desarrollo de la resistencia», concluyó Noemí en su diálogo.

/YMP/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos   en Twitter y Youtube

 

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


siete × = 35