Las Tunas, Cuba. Sábado 18 de Noviembre de 2017
Home > Opinión > Un himno para respetar

Un himno para respetar

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Un himno para respetar Este 20 de octubre, cuando se cumplen 148 años de que fuera entonado por vez primera el Himno de Bayamo, salen a relucir infinidad de criterios entre quienes defienden las causas justas,  en favor de rescatar la manera de reverenciar uno de los símbolos que identifican a Cuba como nación.

Cierto es que la premura deja entrever pereza en el momento de interpretarlo, algunos se dejan ganar por la indiferencia, otros obvian la posición de firmes cuando se escuchan sus notas en actos públicos o siguen sentados y hasta conversando como si nada.

La mayoría de las veces su difusión es grabada y cuando se realiza a viva voz, entonces se le otorga un ritmo lento que muy poca relación guarda con esa marcha y la fuerza que tuvo desde sus orígenes.

El Himno de Bayamo, surgió al fragor del combate. Es un llamado de lucha contra la metrópoli española en aras de ofrendar la propia vida en busca de la ansiada libertad.

Destaca la letra que se puede perder la vida en ese empeño, pero será recompensado en el recuerdo y preferible es morir en ese intento, tratando de ser libres, antes que estar encadenados. Para lograrlo hay que romper las cadenas y alcanzar la libertad, la independencia.

Cuentan que el 13 de agosto de 1867 se reunió el Comité Revolucionario de Bayamo en la casa del abogado Pedro Figueredo (Perucho). Allí le sugirieron componer nuestra Marsellesa.

En la madrugada del 14 de agosto, el bayamés escribió la melodía del que llegaría a ser nuestro Himno Nacional o Himno de Bayamo. En aquel momento se le llamó La Bayamesa, como expresión de su carácter revolucionario y del lugar en que nacía la rebeldía nacional.

Iniciada la contienda bélica, el 10 de octubre de 1868, el alto mando mambí determinó proceder a la toma de Bayamo, lugar más estratégico de la provincia para el primer golpe certero a las fuerzas españolas. El 20 de octubre, es tomada la ciudad por las fuerzas insurrectas mambisas. La capitulación significó la primera victoria del ejército mambí.

En medio de tantas emociones algunos bayameses le piden a Perucho que escriba los versos de la marcha guerrera, ya muy conocida por gran parte de la población y tarareada en los círculos de independentistas.  Momento extraordinario en el cual cultura y nación se fundían para convertirse en un concepto inseparable.

Tomando como referencia la fecha en que se escribieron las notas del Himno de Bayamo, las cubanas y los cubanos celebran el Día de la Cultura Nacional. Desde aquella primera vez, el fervor patriótico llama a la lucha y acompaña al pueblo en momentos solemnes, en las campañas por la verdad y la justicia.

En el Decreto No. 74 del Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros del 22 de agosto de 1980 se destaca que:

El Himno Nacional de Cuba acompañó y alentó a los revolucionarios independentistas que con la toma de Bayamo convirtieron urgencias y sueños en actos, y que con la proclamación de la independencia y la Abolición de la esclavitud, iniciaron los Cien años de lucha en que nuestro pueblo afirma su identidad y forja la nación cubana.

En la Historia me Absolverá, fundamentando el asalto heroico al Cuartel Moncada se declara: «Se nos enseñó a querer y defender la hermosa bandera de la estrella solidaria y a cantar todas las tardes un himno cuyos versos dicen que vivir en cadenas es vivir en afrenta y oprobio sumidos, y que morir por la patria es vivir. Todo eso aprendimos y no lo olvidaremos…»

La Constitución de la República reconoce y declara en su Artículo cuatro «el Himno de Bayamo como uno de los tres símbolos nacionales que han presidido por más de cien años las luchas cubanas por la independencia, por los derechos del pueblo y por el progreso social junto a la bandera de la estrella solitaria y el escudo de la Palma real…»

De ahí se determinan sus usos en la ejecución, siempre en primer lugar, en los actos en que se interpreten varios himnos.

Asimismo los Órganos y Organismos del Estado y las Organizaciones políticas, sociales y de masas, las asociaciones y demás entidades no estatales, pueden ejecutar el Himno Nacional en los actos que celebren de conformidad con sus actividades.

Se podrá ejecutar además de forma instrumental, en área o coral, con instrumentación o no, los ejecutantes deberán observar la letra y música establecida.

En el caso de las premiaciones en las competencias deportivas internacionales el uso del himno nacional se regirá por la práctica universal en esas actividades.

Cuando se ejecute, los presentes, si estuvieran sentados, deberán ponerse de pie, descubrirse y adoptar la posición de firme, de frente hacia el lugar de honor. Los miembros de las instituciones armadas de la defensa y del interior y los pioneros uniformados se regirán por su reglamento respectivo.

Por otra parte, se prohíbe ejecutar el himno nacional en actividades recreativas, fiestas particulares y como medio de propaganda. En las series, campeonatos, competencias y torneos nacionales y las distintas disciplinas deportivas, salvo a inicio y clausura de estos. Y no puede emplearse como parte de ninguna otra composición.

Nuevamente las raíces culturales irradian luz sobre un asunto contemporáneo: la necesidad de conocer la historia y formar valores como el patriotismo, en este caso, que fomenten el respeto hacia el Himno Nacional.

/YMP/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos   en Twitter y Youtube

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Ada Cristina Higuera Tur

Periodista. Graduada de Filología en la Universidad de Oriente. Directora del noticiero provincial Impacto, el estelar de la radio en la provincia de Las Tunas. Fue Jefa de Redacción y reportera durante varios años. Guionista de programas dramatizados, sobre todo infantiles. Miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. Ha sido galardonada en varios certámenes de Periodismo en el país. @HigueraTur

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


− cuatro = 2