Las Tunas, Cuba. Sábado 23 de Septiembre de 2017
Home > Cuba > Al habla con los jóvenes trabajadores del sector no estatal

Al habla con los jóvenes trabajadores del sector no estatal

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

María Elena Álvarez
Agencia Cubana de Noticias

El villaclareño Corralillo estrenó el cronograma a principios de septiembre; Cárdenas, en Matanzas, recién le puso punto final; y los activos de jóvenes incorporados a las nuevas formas de gestión no estatal -celebrados en los 55 municipios con mayor presencia de esa fuerza-, demostraron ser un recurso válido y más que necesario y un espacio abierto al diálogo, que hay que preservar y consolidar.

La Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) se pronunció, en su X Congreso, por propiciar y desarrollar encuentros en actividades y ramas con un significativo universo juvenil.

Primero se hizo con el Grupo Azucarero AZCUBA, la Aduana General de la República, el Ministerio de la Agricultura y el campesinado y los cooperativistas del ramo agropecuario, de manera que esta experiencia de ahora es la quinta hija de aquel acuerdo en la cita de julio de 2015.

La diferencia es que, en este caso, era algo absolutamente inédito. «Todos estamos aprendiendo», afirmó Jesús Otamendi, director de Empleo del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS), en el activo en el municipio habanero de Plaza de la Revolución, y sus palabras dan fe de cuán nuevo y, en buena medida desconocido, resulta para Cuba todo lo referido a este sector emergente de la economía y los servicios.

Sumemos a lo anterior la no existencia de un único organismo, entidad o institución responsable, porque hablamos de un universo bien heterogéneo de más de 158 mil jóvenes trabajadores por cuenta propia y de cooperativas no agropecuarias, ocupados en disímiles actividades de la producción, el comercio, la gastronomía y los servicios, y a quienes, militantes o no, la juventud tiene la misión de atender, acompañar y representar cada vez más y mejor.

Para los organizadores, la asistencia era, en sí misma, un desafío. La mayoría de los cuentapropistas jóvenes son contratados y sus empleadores podían simplemente negarles el permiso para acudir a una reunión que, como suele decirse, ni les va ni les viene. Y no olvidemos que, sin importar los motivos, para esos trabajadores una ausencia es dinero que dejan de ganar.

La respuesta, sin embargo, fue muy buena. Hubo, incluso, salas repletas, y hablar, ¡vaya si hablaron los jóvenes!  Antes de empezar el proceso, Julio Gómez Casanova, miembro del Buró Nacional de la UJC, declaró a la ACN: «Queremos que a esta primera vez sigan muchas otras, que no sea ni les parezca una asamblea más y sirva para conocernos mejor, para escucharlos y saber qué les preocupa, que puedan preguntar y recibir respuestas, opinar, hacer propuestas y conocer más de sus derechos y deberes, del mundo de hoy, del país que tenemos y el que deseamos y cuánto necesita Cuba de sus jóvenes». Así mismo fue.

Para el éxito trabajaron, desde mucho antes de la hora cero, no solo la vanguardia política juvenil, sino el Partido, el Gobierno, el MTSS, la Central de Trabajadores de Cuba y sus sindicatos, la Oficina Nacional de la Administración Tributaria y otros organismos e instituciones, bien representados en cada encuentro por directivos y especialistas, que supieron informar, explicar, dar argumentos, escuchar a los jóvenes, coincidir o discrepar -según el caso- y tomar nota de sus planteamientos e inquietudes.

¿De qué hablaron? La agenda y el propio debate tuvieron como prioridad cuanto atañe al desempeño de estos jóvenes como trabajadores: asuntos netamente laborales, económicos, jurídicos e incluso, territoriales, por ejemplo, sobre el peso y comportamiento del trabajo por cuenta propia en el municipio en cuestión, personas vinculadas, obstáculos en su gestión, perspectivas de solución y desarrollo, violaciones más frecuentes.

Una pregunta recurrente fue por qué el aporte que brindan a la  seguridad social no cubre sus vacaciones y, por lo reiterado, está claro que persisten las incomprensiones e insatisfacciones sobre la cuantía de los impuestos que han de pagar, igual que la falta de insumos, los altos precios y el no pocas veces tortuoso camino para salir adelante sin infringir la ley.

También hablaron, y mucho, de la capacitación y superación y de cuán difícil se le hace a un cuentapropista continuar estudios, tema de indiscutible interés para los jóvenes y del cual el país para nada se desentiende.

Y es que, poco a poco van abriéndoseles las puertas, tanto en la enseñanza politécnica y de oficios, como en la educación superior y, sin ir muy lejos, por miles se cuentan los trabajadores del sector no estatal que, tras la eliminación de las pruebas de ingreso a la Universidad para los cursos por encuentros, matricularon en esta modalidad de estudios.

Ciertamente, lo ideal hubiera sido escuchar más experiencias que preocupaciones, sobre todo porque la mayoría de esas inquietudes son por falta de información y desconocimiento hasta de cuestiones elementales, pero allí donde el sistema de atención a estos jóvenes funciona como debe ser, hubo más tiempo para compartir vivencias y logros, personales y colectivos, que los hay y no son pocos.

La UJC, en tanto, hizo de este espacio oportunidad para analizar, también, su presencia, influencia y quehacer, el funcionamiento de sus bases, y especialmente la atención que brinda a esa fuerza creciente y pujante de jóvenes, militantes y no militantes.

No hay que olvidar que desde mediados de 2013, cuando la organización política juvenil decidió extender el proceso de construcción de organizaciones de base en el sector no estatal de la economía y los servicios, se han creado unas 200 células y crecido en más de tres mil nuevos miembros, con Villa Clara y Cienfuegos como las provincias punteras.

Segundas, terceras y muchas más partes tendrán estos activos municipales juveniles y serán, a no dudar, mucho mejores, pero ha sido un buen comienzo, sobre todo como oportunidad para «romper el hielo» y conocerse mejor. No faltarán ocasiones ni escenarios para el diálogo.

Por lo pronto, 2017 empezará con encuentros como estos, pero en el giro del turismo y que por primera vez reunirán a representantes de todas las formas de gestión, estatal y no estatal.

/YMP/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


3 × dos =