Lo bueno que Matthew nos dejó

Las Tunas.- Matthew cambió mi terruño, después de él Imías fue dos veces diferente. Al amanecer, tras el demonio, la devastación, el dolor y la estupefacción.

Poco tiempo después la reacción confortada con la buena nueva de boca en boca anunciando que no faltaba nadie del pueblo porque el huracán llegó con su furia bestial y se llevó cuantas cosas materiales se les antojó, excepto los imienses, con ellos sí que no pudo el demonio.

Más tarde, solo una horas después, la certeza de que no estaban solos ni olvidados en la desgracia. Entonces un fenómeno más poderoso, con vientos y lluvia de apoyo y esperanza comenzó a inundar cada espacio para que Imías vuelva a ser diferente o mejor que antes de Matthew. Eso es lo bueno, lo mejor que el huracán nos dejó.

Lo bueno que Matthew nos dejó
Trabajadores eléctricos del occidente de Cuba forman la tempestad de apoyo y esperanza que llegó a Imías después de Matthew.
Lo bueno que Matthew nos dejó (Foto:Angel Espinosa)
El huracán Matthew se ensañó y destruyó ciento de escuelas y viviendas en el municipio Guantanamero de Imías.
Lo bueno que Matthew nos dejó (Foto: Angel Espinosa)
El huracán Matthew se ensañó y destruyó ciento de escuelas y viviendas en el municipio Guantanamero de Imías.
Lo bueno que Matthew nos dejó (Foto: Angel Espinosa)
El huracán Matthew se ensañó y destruyó ciento de escuelas y viviendas en el municipio Guantanamero de Imías.
Lo bueno que Matthew nos dejó (Foto: Angel Espinosa)
Trabajadores eléctricos del occidente de Cuba forman la tempestad de apoyo y esperanza que llegó a Imías después de Matthew.
Lo bueno que Matthew nos dejó (Foto: Angel Espinosa)
El contingente Emilio Daudinot, decisivo en el restablecimiento de la comunicación terrestre con Imías tras paso de Matthew

/YMP/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

 

Artículos relacionados

Por sus manos fluye la magia de la radio

Angel Luis Batista Santiesteban

Ellos, los imprescindibles de la vida

Angel Luis Batista Santiesteban

El hombre que palpita en cada pecho de cubano

Angel Luis Batista Santiesteban

Escribir Comentario