Las Tunas, Cuba. Martes 21 de Noviembre de 2017
Home > Opinión > La solidaridad se engrandece en momentos difíciles

La solidaridad se engrandece en momentos difíciles

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

La solidaridad se engrandece en momentos difíciles La solidaridad es un valor que en Cuba toma diversos matices para afianzar los rasgos que identifican la nación.

Sea mediante el trato en la familia, entre vecinos, amigos, compañeros de trabajo o de estudio, conocidos y desconocidos, la condición de ayudar al prójimo parece innata.

Eso se puede constatar a cada instante, en las acciones cotidianas, cuando las precariedades obligan a pedir y de inmediato un brazo incondicional se tiende para lo que haga falta.

Así se revela en el momento de ser solícitos ante las necesidades de los demás, al brindar ayuda en otras regiones del orbe, e incluso, en esta propia tierra donde los problemas económicos, lejos de distanciarnos, propician un mayor acercamiento de unos con otros.

Sin dudas, en los momentos difíciles los gestos solidarios se multiplican. Da entonces el que tiene mucho y el que comparte lo poco. Se ayuda a quienes pierden casi todo y muchas veces se hace desde el anonimato, por aquello de que la mano derecha no se entere de lo que ofrece la izquierda, sin llamar al mundo para que vea, porque ser solidario es un acto que nace del corazón y basta saber que con ello se beneficia a alguien para tener la conciencia tranquila.

Varias experiencias en tal sentido tenemos los que habitamos este Archipiélago, máxime en situaciones de desastres como las ocasionadas por los eventos climatológicos que pululan cada año en la temporada ciclónica, desde el primero de junio hasta el 30 de noviembre.

La solidaridad se engrandece en momentos difíciles

Brigada de linieros tuneros se encuentran en Guantánamo prestando su ayuda solidaria tras el paso del Huracán Matthew.

El paso de Matthew por el extremo más oriental del país es la prueba más fehaciente y reciente de cuánto somos capaces de entregar a favor de los coterráneos. Lo que dejó el huracán en los territorios de Baracoa, Imías, Maisí y San Antonio del Sur fue un panorama desolar, catastrófico. Sin embargo, el pueblo no se amilanó, pues conociendo a las cubanas y cubanos se sabía que nadie quedaría desamparado.

Gestos solidarios se repitieron y lo seguirán haciendo. En muchos casos la convocatoria para hacer donaciones salió de los dirigentes de las organizaciones sindicales o directivos de los centros laborales o estudiantiles. También las congregaciones religiosas hicieron lo suyo y ahora la colaboración se complementa con los envíos que llegan de naciones hermanas.

Pero es el humilde aporte de la gente de bien el que espontáneamente brota y si alguno sabe de un familiar de un compañero en aprietos, todos se confabulan para cooperar con dinero, alimentos, ropas… conscientes de que hoy por ti y mañana por mí.

Sobran las muestras, los ejemplos de ciudadanos comunes y corrientes que buscan información para saber cómo y cuándo pueden hacer llegar su aporte, porque ser solidarios engrandece y forma personas nobles.

Aquellos que en alguna ocasión han sentido el placer de dar, sabrán el gusto que proporciona el desprendimiento de lo material, si se trata de contribuir al alivio espiritual de los demás.

/DCG/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos   en Twitter y Youtube

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Ada Cristina Higuera Tur

Periodista. Graduada de Filología en la Universidad de Oriente. Directora del noticiero provincial Impacto, el estelar de la radio en la provincia de Las Tunas. Fue Jefa de Redacción y reportera durante varios años. Guionista de programas dramatizados, sobre todo infantiles. Miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. Ha sido galardonada en varios certámenes de Periodismo en el país. @HigueraTur

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


siete − = 2