Las Tunas, Cuba. Martes 21 de Noviembre de 2017
Home > Especiales > Lecturas > Ernesto Che Guevara: un hombre de revolución

Ernesto Che Guevara: un hombre de revolución

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
Ernesto Che Guevara: un hombre de revolución

Ernesto Che Guevara, un hombre cuya inteligencia brota desde su huella en América Latina.

…«en donde quiera que me pare sentiré la responsabilidad de ser revolucionario cubano, y como tal actuaré (…).
Ernesto Che Guevara

Su ejemplo ético y moral es hoy un halo de entrega y fuerza impulsora para la defensa soberana de los pueblos de Latinoamérica.

Ernesto «Che» Guevara de la Serna, líder revolucionario continental, pudo desarrollar varias profesiones pero se inclinó por la medicina, amor que le permitió trabajar como enfermero en barcos mercantes y en clínicas, y que lo reconociera con la categoría de Médico Cubano Honorario.

El hijo primogénito de Celia de la Serna y Ernesto Guevara Lynch. nació el 14 de junio de 1928, en Rosario, Argentina. Desde su temprana juventud mostró su defensa por los más pobres, de ahí una de sus frases…«Sean capaces siempre de sentir, en lo más hondo, cualquier injusticia realizada contra cualquiera, en cualquier parte del mundo. Es la cualidad más linda de un revolucionario».

Este hombre en muy poco tiempo resultó ejemplo para las diferentes generaciones que lo reconocieron por su obra revolucionaria por su forma de trabajar y de imponerse nuevos empeños nunca a favor de él sino de los más necesitados.

Honestidad, modestia, heroísmo, cualidades que lo acompañaron en su actuar por la vida y que lo llevaron a dar su ayuda desinteresada por varias naciones, en favor de la defensa de los más desposeídos.

La lucha armada no solo lo identificó también sobresalió por su devoción por el periodismo que lo convirtió en un cronista a partir de sus experiencias en Perú, Colombia, Venezuela, Chile y Argentina, y en Cuba como editor del periódico El Cubano Libre, bajo el seudónimo de Francotirador, mediante el cual redactó diversos artículos, en permanente labor educativa, para mostrar las historias de Latinoamérica.

A él se debe el mérito de introducir el primer día de trabajo voluntario en Cuba, el 22 de noviembre, con lo cual demostró la importancia del trabajo en la sociedad cubana, desde diversos centros de producción y servicios y áreas agrícolas, para el máximo aprovechamiento de la jornada laboral.

Sus dotes de mando y organizador, le permitió además desempeñarse en responsabilidades estatales y políticas en la nación como Presidente del Banco Nacional de Cuba y ministro de Industrias.

Combatiente en la Sierra Maestra, impulsor de tareas como dirigente de la Revolución y su ayuda desinteresada en la lucha internacionalista, denotan el legado de Ernesto Che Guevara.

El ocho de octubre de 1967 es herido en combate y apresado en la Quebrada del Yuro junto a sus camaradas Willy Cuba y Juan Pablo Chang, y llevado a una escuela en La Higuera. Durante treinta años sus restos permanecieron sepultados en la localidad de Vallegrande, hasta la fecha de su hallazgo el 28 de junio de 1997 junto a otros seis guerrilleros.

Los restos del legendario guerrillero y sus compañeros de lucha fueron trasladados el 12 de julio de 1997, a La Habana y posteriormente en solemne homenaje de todo el pueblo de Cuba, depositados el 17 de octubre en el Complejo Monumentario y Mausoleo Ernesto Che Guevara ubicado en la ciudad de Santa Clara.

Ese día el líder de la Revolución cubana expresó: «Con emoción profunda vivimos uno de esos instantes que no suelen repetirse. No venimos a despedir al Che y sus heroicos compañeros. Venimos a recibirlos. Veo al Che y a sus hombres como un refuerzo, como un destacamento de combatientes invencibles, que esta vez incluye no solo cubanos, sino también latinoamericanos que llegan a luchar junto a nosotros y a escribir nuevas páginas de historia y de gloria. Veo además al Che como un gigante moral que crece cada día, cuya imagen, cuya fuerza, cuya influencia se han multiplicado por toda la tierra.

«¿Cómo podría caber bajo una lápida?, ¿Cómo podría caber en esta plaza?, ¿Cómo podría caber únicamente en nuestra querida pero pequeña isla?. Solo en el mundo con el cual soñó, para el cual vivió y por el cual luchó hay espacio suficiente para él.

El Che es hoy ese hombre único en la historia, con plena confianza en el hombre, tan así es que proclamó como aspiración la formación de un hombre nuevo, al interpretar a la juventud como la arcilla fundamental en la construcción del hombre nuevo, ese que defendiera las causas justas, las verdades, que con su ejemplo y entrega sintiera la responsabilidad de ser revolucionario, un hombre necesario en cualquier pueblo como lo afirmara Fidel «Si hace falta un paradigma, si hace falta un modelo, si hace falta un ejemplo a imitar para llegar a esos tan elevados objetivos, son imprescindibles hombres como el Che, hombres y mujeres que lo imiten, que sean como él, que piensen como él…»

/YMP/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos   en Twitter y Youtube

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Yami Montoya

Editora. Periodista, Máster en Ciencias de la Comunicación, profesora universitaria. Es amante de la paz, del amor y la familia y se siente orgullosa de su país. Su mayor tesoro es su hija Amanda y le hace feliz un Quijote, los amigos, la poesía y la música. Es miembro de la Unión de Periodistas de Cuba y ha sido premiada en varios concursos. yamileym@enet.cu

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


7 + cuatro =