Las Tunas, Cuba. Jueves 14 de Diciembre de 2017
Home > El mundo > El dolor eterno de cada octubre por crimen contra Cuba

El dolor eterno de cada octubre por crimen contra Cuba

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Caracas.-Como cada octubre en los últimos 40 años, hoy la justicia vuelve a penar por los sueños hundidos en el mar Caribe tras el ataque terrorista contra la aeronave del vuelo CU-456 de Cubana de Aviación, en Barbados.

Y se dolerá por siempre, porque no podrá devolverles los 18, 20 o 24 años a las víctimas, porque no les arrancará el dolor a sus madres y padres, hijas y hermanos, sobre todo porque sigue sin ajusticiar a todos los criminales y a quienes con el silencio protegieron a los homicidas.

El seis de octubre de 1976 le parecerá eternamente grosero y cutre, tal como se siente siempre ahí, entre el mar Caribe y el océano Atlántico, también en Cuba y aquí, donde los terroristas Luis Posada Carriles y Orlando Bosch utilizaron a los venezolanos Hernán

Ricardo y Freddy Lugo para colocar las bombas en el avión. Por entonces, en Estados Unidos deliraba la sinrazón de destruir a la isla renacida con el triunfo revolucionario de 1959, y se sucedieron amenazas, secuestros, atentados que mutilaron muchas vidas, hasta descargar toda la furia sobre lo más tierno de aquella tierra y vomitar un crimen que sumió al país en un dolor sin descripción posible.

Una vez despegó rumbo a La Habana, de Bridgetown, Barbados, adonde llegó procedente de Trinidad y Tobago, estalló la aeronave, y en segundos fallecieron 73 personas, cubanos la mayoría, contados 24 jóvenes que ganaron todos los títulos en el Campeonato Centroamericano y del Caribe de Esgrima, peleado en Venezuela.

Ningún cadáver pudo rescatarse, quedaron solo algunos restos y la conversación de los pilotos, que cuando se escucha perfora el pecho más pétreo; quedaron las heladas fechas de dolor en Barbados, Venezuela y Cuba, sobre todo en Cuba, por la masacre de Ricardo y Lugo, con autoría intelectual de Posada Carriles y Bosch.

Los terroristas truncaron historias de amor, vértigos, atrevimientos, hazañas deportivas, caminos inesperados que solo los jóvenes emprenden, pero al provocar odio e impotencia por un crimen todavía sin castigo, también enardecieron la solidaridad con Cuba.

A propósito de la fecha, cada 6 de octubre organizan actos conmemorativos en Venezuela, en primer término en el aeropuerto internacional de Maiquetía, estado de Vargas, y este jueves no es excepción, cuando el Gobierno Bolivariano volvió a solicitar a Estados Unidos la extradición de Posada Carriles, quién escapó de su reclusión en este país.

De igual modo, se realiza una gala conmemorativa en el Teatro Bolívar, de esta capital, donde venezolanos y cubanos se abrazan para llorar, sí, pero sobre todo para juntos alzar la voz para exigir justicia y continuar obrando por los derechos a la independencia y autodeterminación de sus naciones.

Y es que solo en la solidaridad cubano-venezolana, la justicia encuentra algún consuelo, solo así consolida una potencia fundadora que ninguna fuerza humana puede detener y lustra el brillo del oro que el mar no se pudo tragar. (Prensa Latina)

/DCG/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos   en Twitter y Youtube

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


9 − dos =