Las Tunas, Cuba. Viernes 22 de Septiembre de 2017
Home > Opinión > Solidaridad es una palabra muy grande

Solidaridad es una palabra muy grande

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
Solidaridad es una palabra muy grande (Tiempo21/Foto: Rey Betancourt)

(Tiempo21/Foto: Rey Betancourt)

Para nadie es un secreto que los cubanos y cubanas somos valientes, alegres, ruidosos, optimistas, sociables, locuaces… Nos satisface presumir de nuestros conocimientos –a veces un tanto exagerados- y no nos gusta perder ni al parchís.

Pero, si pregunta por ahí cómo son los cubanos en los peores momentos, o para con los pobres y desvalidos, los oprimidos y necesitados de una mano amiga, entonces hasta un niño le responderá: «los cubanos son solidarios».

La solidaridad es la característica que nos distingue y define en muchos sentidos, sobre todo cuando se trata de ayudar a nuestros hermanos de Latinoamérica, a los pueblos de África y de otras partes del mundo que han solicitado la colaboración de especialistas en diferentes campos.

Es el mismo valor que durante estos días de amenaza de Matthew ha movido a los vecinos del barrio a ofrecer su casa como abrigo a quienes habitan en lugares con peligro de inundación, cubiertas débiles o amenaza de derrumbe.

Entre los sinónimos de la palabra solidaridad aparecen «apoyo, respaldo, ayuda, protección, defensa, adhesión»… y hemos visto manifestarse esta cualidad tantas veces en estos días que resulta difícil sustraerse a la necesidad de resaltar los gestos solidarios que pueden parecer intrascendentes, cuando en realidad hablan por sí solos de un pueblo de alma generosa y fuerte.

Así Melania, la anciana de la esquina de mi casa, no durmió sola ni una noche, mientras duró la espera del meteoro. En ausencia de Lily, su hija, quien se vio obligada a viajar a La Habana, las vecinas la acompañaron, y la más cercana le brindó albergue para su seguridad.

En otros casos no faltó una ofrenda de viandas y especias que enriquecieran la dieta alimenticia de los días de ciclón; la colaboración oportuna para asegurar techos, puertas y ventanas, o arreglar la escalera rota que puede hacer falta para subir a revisar el techo…

Manos fraternas se sumaron a cortar las ramas de los árboles más altos y frondosos; a recogerlas luego junto con los deshechos y basura que debían eliminarse para evitar tupiciones en las alcantarillas.

Los más se brindaron para lo que hiciera falta, algunos trataron de infundir valor a los temerosos; todos compartieron lo que tenían para pasarlo lo mejor posible.

En cualquier barrio de las provincias amenazadas por Matthew se han repetido escenas como las descritas, y es que la solidaridad es parte de la idiosincrasia del cubano.

Acá en esta tierra los gestos humanitarios surgen con la misma simplicidad que nace el día o brota agua de un manantial: hermosos por naturaleza, grandes por su humildad y desinterés.

Por eso, en estos momentos un grupo de linieros de las provincias occidentales -también de Las Tunas- se encuentran en Guantánamo y Baracoa, esperan que pase el meteoro para emprender las labores de recuperación.

Hacia las partes más afectadas partirán brigadas de la construcción, de las comunicaciones, y todas las que hagan falta apenas se pueda precisar la cuantía de los daños causados por Matthew.

Han sido días de ansiedad; sin embargo, falta lo más duro, cuando se constate la magnitud de los destrozos que el viento y el mar embravecido dejaron en la zona más oriental de Cuba…

Para entonces, la solidaridad se impondrá de nuevo y con ella llegará el aliento y la confianza en que lo material se recobra en un tiempo más o menos largo; pero, lo más importante es la vida y por ella apostamos desde cualquier parte de la Isla a despecho de un huracán como Matthew.

/YMP/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos   en Twitter y Youtube

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Rosa María García Vargas

Periodista. Graduada de Letras en la Universidad de Oriente. Se desarrolló como especialista del Grupo Metodológico del Sistema de Radio en la provincia de Las Tunas. Directora del noticiero Impacto de Radio Victoria por varios años. Se desempeña como redactora de los Servicios Informativos de esta emisora. Miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. @RosaMaraGarca

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


siete − 3 =