Las Tunas, Cuba. Viernes 24 de Noviembre de 2017
Home > Las Tunas > Un huracán humano frente a «Matthew»

Un huracán humano frente a «Matthew»

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Las Tunas.- Cual inmenso panal de industriosas abejas, los habitantes de la provincia de Las Tunas convierten todo su ánimo, su inteligencia y su espíritu solidario en una humana muralla, que si bien no podrá detener la embestida del poderoso huracán Matthew, sí aminorará su impacto.

Por eso Ramón Portieles saca una puntilla de aquí, otra de allá, las endereza con su herrumbroso martillo, toma un recorte de tabla y pum, pum, pum…, asegura una ventana, respira satisfecho y dice a Tiempo21:

«Aquí el que se deje sorprender es porque quiere. Primero, tenemos la información precisa a cada minuto, por la televisión, la radio, por todos los medios; además, la Defensa Civil y los Consejos de Defensa están orientándonos día y noche, y, como si fuera poco, contamos con nuestra propia experiencia: después de «Ike», ¿quién no sabe lo que es un huracán de verdad?».

Ramón se refiere al poderoso ciclón que penetró en Cuba el 7 de septiembre de 2008 y de cuyos destrozos todavía quedan huellas en Las Tunas y en todo el país.

Con la mente fija en aquellos aciagos días, Josefa Castillo se aprovisiona de alimentos en la feria comercial agropecuaria abierta por el Estado en el Parque 26 de Julio, de esta capital provincial, situada a unos 700 kilómetros al este de La Habana.

«Ya compré los alimentos de la canasta básica familiar: arroz, frijoles, azúcar, aceite, huevos y sal, y ahora vine por las viandas, la carne y los vegetales, para que mi familia no sufra hambre durante el paso del huracán» –dice y muestra dos bolsas repletas de plátanos, pepinos y otros frutos.

En la propia instalación, Dionisio González atiende solícitamente los pedidos de la gente. Él es miembro de una cooperativa campesina que, como otras veces, hoy concurre a este mercado, el más importante de la provincia. Hace un alto en su faena para atender un minuto a la prensa.

«Hoy trajimos mayor cantidad de mercancías, pues así lo orientaron, teniendo en cuenta el aumento de la demanda por la proximidad del huracán; además, para evitar que se pierdan bajo la lluvia y el viento, estamos cosechando muchas viandas, frutas y hortalizas, ya sazonas, ubicadas en tierras bajas».

En casa de Nora Ramos hoy todo es agitación: la familia se prepara para evacuarse, porque la vivienda es de madera y podría colapsar a causa de los vientos. Hay tristeza, pero también, mucha resolución.

«Nos ubicarán en la Universidad de Las Tunas, que, según dicen, posee magníficas condiciones. Ya una vez estuvimos albergados en el Instituto Preuniversitario de Ciencias Exactas Luis Urquiza Jorge y la atención fue excelente: desde la comida y el agua, hasta los cuidados médicos y la constante visita de las autoridades» –refiere Nora y agrega:

«De todas formas, es doloroso abandonar nuestra casita sin saber si quedará en pie o no. Pero la vida está primero. Podemos quedarnos en el barrio, porque muchos vecinos nos ofrecieron alojamiento, pero ¿para qué obligarlos a estrecharse, si el Estado nos protege y nos brinda lo necesario?».

Hacha en mano, Israel Menéndez echa por tierra, una tras otra, las ramas del frondoso mango. Chas, chas, chas… A la llegada del periodista, se sienta en una horqueta, a unos dos metros de altura, se escurre el sudor de la frente con los dedos, respira hondamente y afirma:

«Lo sembré con mis propias manos y solamente le he cogido dos cosechas; pero no queda otro remedio. Si el viento lo derriba, puede acabarme con la casa o con la del vecino, y es mejor precaver». Toma nuevamente el instrumento, que dejó clavado en el tocón de una rama y chas, chas, chas.

/DCG/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos   en Twitter y Youtube

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Raúl Estrada Zamora

Periodista. Graduado de la Universidad de Oriente. Ha trabajado en todos los medios y fue director de la revista Transporte, de La Habana. Se inició en el diario 26 y trabajó como Jefe de Información en la Televisión. Fue editor de Tiempo21. Como reportero atiende los temas del programa alimentario y la agricultura, entre otros. Miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. @Raulezdecuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


4 × = veinte ocho