Portada » La gente del barrio

La gente del barrio

Durante el mes de septiembre, y a propósito de la celebración del aniversario de la creación de los Comités de Defensa de la Revolución, en Cuba se habla mucho de los vecinos, la familia y ese interactuar de la gente cuyas viviendas están muy próximas, lo cual propicia cierta hermandad entre ellos.

Igual se comenta de los pro y los contra de la convivencia. Si bien son loables los rasgos de solidaridad y cooperación que caracterizan a este pueblo; se hace también un llamado al respeto y la consideración hacia el próximo.

Son estas particularidades las que convierten al vecindario en una prolongación del hogar y hace crecer el cariño a pesar de algunos conflictos y sinsabores.

Y es que el barrio es una suerte de casa común, en la cual muchos desarrollan gran parte de su vida, desde la infancia y la escuela hasta que son adultos; luego comienzan a trabajar, forman sus familias y dan curso a un nuevo ciclo. Igual vemos partir a algunos en busca de sus propios sueños, otros se mudan, se van… pero dejan muy bien plantadas sus raíces porque casi siempre regresan, saludan desde la distancia o comparten por cualquier vía nostálgicos recuerdos.

En el barrio también encontramos a esos personajes pintorescos, criticados y queridos: los que llegan a la hora más inoportuna sin avisar, las chismosas, los pedigüeños, los huraños y confianzudos, los entusiastas y los apáticos, los buenos y los no tanto…

Es allí donde no parece existir secretos para nadie, pues no son pocos los que se atreven a opinar sin miramientos en asuntos particulares, se toman los problemas como algo personal y gestionan soluciones, aunque a veces también compliquen más la existencia.

Definir el concepto de barrio pudiera ser tarea difícil en cualquier latitud. Quizás allende los mares se hable de condominios o repartos residenciales. No obstante para las cubanas y cubanos nada tiene de complicado caracterizar el lugar donde, simplemente, compartimos con personas sencillas y bien dispuestas para tender una mano.

Vale entonces defender eso que tanta añoranza provoca entre quienes se alejaron y promete tranquilidad, apoyo, servicio y confianza entre los miembros de una gran familia que se identifica como la gente del barrio.

/DCG/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos   en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

El tapabocas ni se presta, ni se deja en casa

Leydiana Leyva Romero

Cuba y la ONU coinciden en reinventar el mundo postpandemia

Prensa Latina

Después de lágrimas y llanto, aún nos falta por ver más

Leydiana Leyva Romero

Escribir Comentario