Las Tunas, Cuba. Miércoles 20 de Septiembre de 2017
Home > Salud > Aborto, ¿solución o problema?

Aborto, ¿solución o problema?

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Las Tunas.- En sus rostros se asentaba la palidencia y malestar peculiar que produce el embarazo, y la lozanía de varias adolescentes llamaba la atención; en sus miradas también se descubría la preocupación, temor, miedo, quizás desesperación y hasta arrepentimiento.

Es un panorama que se repite con frecuencia en el Servicio de Legrado del Hospital Provincial de la provincia de  Las Tunas, mientras en el territorio crece la tasa de aborto, con notable incidencia en la población adolescente, así como es elevada la cifra de embarazos en ese grupo etario.

Antonio Guerrero Vecino, especialista en ginecobstetricia, y jefe de este servicio, asegura que es alarmante cómo incrementa el uso del aborto como método anticonceptivo, muy frecuente en la población adolescente, y citó que han atendido a pacientes con solo diez años de vida.

El especialista insistió que aunque en Cuba el aborto es legal y gratuito, la familia tiene que comenzar a preocuparse más por la salud sexual y el sexo que practican sus hijas e hijos.

Guerrero Vecino, ante un grupo de féminas en espera de ser evaluadas para realizarle la interrupción del embarazo, enfatizó en el panorama epidemiológico en cuanto a las infecciones de transmisión sexual, y las condicionantes que provocan el cáncer cérvicouterino, así como llamó la atención sobre los perjuicios de otras prácticas cuando se está embarazada, relatando historias mortales.

«Hay un aumento de los abortos, aunque con la utilización de las pastillas abortivas evitamos en muchas las complicaciones, y aunque en más de 40 años como especialista en ginecobstetricia no he tenido graves accidentes, siempre es un riesgo.

«Creo que es una cuestión de la familia, porque el Estado Cubano mantiene una labor de promoción sobre temas de salud sexual y riesgos; además de desarrollar las técnicas abortivas y las consultas de planificación familiar, pero no depende de él, sino de ese núcleo que es la familia. La cotidianidad apunta a que no hay conciencia».

Una joven de 31 años, en espera del procedimiento médico, comenta que ha tenido dos abortos y sostiene que son cosas que pasan en la vida; asegura que no desea concebir otro bebé, porque ya tiene dos y de ellos uno muy pequeñito.

Hay que hablar con las hijas, cuidarlas, aconsejarlas, para que no lleguen al aborto, dice una acompañante que tuvo cuatro hijos, y añade que es peligroso el aborto, porque el día de mañana puede querer concebir y entonces no sale embarazada.

Desde el inicio de la década del 60 del siglo pasado las cubanas pueden optar por el aborto voluntario basado en el «libre derecho de la mujer o la pareja a decidir sobre su reproducción», y este constituye un logro de las féminas en su lucha por el pleno ejercicio de igualdad.

Pero en los últimos tiempos incrementa su uso, lo que requiere la importancia de orientar mejor, y poner a la familia en el centro de la responsabilidad sobre los embarazos en edades tempranas de la vida y los no deseados.

Las cubanas son privilegiadas al disponer de esta práctica, segura y gratuita, y a ellas se unen las puertorriqueñas y guyanesas, mientras nicaragüenses, salvadoreñas, chilenas, dominicanas, hondureñas, haitianas y surinamesas no cuentan con tal beneficio.

Y las peruanas, colombianas o argentinas, solo acceden al procedimiento médico si sufrieron una violación o está en riesgo su vida.

En Rusia, Canadá, Estados Unidos, China, India, y la mayoría de los países de Europa, el aborto es legal a petición o demanda de la mujer durante cierto período de gestación. Por otro lado, en la mayoría de los países de África, Latinoamérica, Medio Oriente, Oceanía y del Sudeste Asiático el aborto es ilegal y está penalizado.

Aunque el aborto es otra de las atenciones médicas especializadas del Sistema de Salud Cubano, no puede significar la solución a un problema de irresponsabilidad o despreocupación, sino un camino a transitar solo cuando no exista calidad de vida para la madre o el bebé.

/DCG/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos   en Twitter y Youtube

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Darletis Leyva González

Periodista, graduada de la Universidad de Oriente. Se desempeña como reportera con excelentes resultados en su gestión diaria. Es aguda en sus trabajos de opinión. Una de sus características es contar historias de vida en la que el factor humano está siempre presente. Atiende los temas de salud, entre otros. Miembro de la Unión de Periodistas de cuba, premiada en varios concursos. @DarletisLG

3 comentarios

  1. Clinicas de abortar

    Una solucion con clinicas legales y seguras, eso es obvio

  2. Solucion en la mayoria de los casos

  3. Depende del cristal que se mire, si una niña de 13 años por una violacion queda embarazada, no creo que se trate de un problema

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


9 × = dieciocho