Las Tunas, Cuba. Sábado 25 de Noviembre de 2017
Home > Opinión > Contaminación sonora en Las Tunas: El dilema de no escuchar

Contaminación sonora en Las Tunas: El dilema de no escuchar

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Contaminación sonora en Las Tunas: El dilema de no escucharLa reciente creación en Las Tunas del Grupo Provincial de Enfrentamiento a la Contaminación Sonora y comisiones similares en los ocho municipios tuneros alerta sobre un problema que afecta a las personas que habitamos en este territorio, antes considerado un sosegado sitio del oriente cubano.

La Delegación Territorial del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA) coordina las acciones como rectora de la Ley 81 «Del Medio Ambiente» y al terminar un diagnóstico de las principales fuentes de ruido en la provincia propuso medidas urgentes  para mitigar la contaminación sonora.

Música estridente en  los domicilios y centros culturales y recreativos afecta la salud de tuneras y tuneros al exponerse a altos decibeles, según sentenció el grupo de trabajo gubernamental.

Bici-taxis y coches de tracción animal colapsan el ambiente en las cabeceras municipales al circular con equipos de audio y generar ruidos en horas nocturnas.

Trabajos en  talleres y carpinterías estatales y particulares, junto al funcionamiento de grupos electrógenos provocan en Las Tunas contaminación acústica.

A estas fuentes de ruido se unen agrupaciones musicales y artistas que ensayan en locales inapropiados, junto a labores con equipos para el corte de lozas en barrios y localidades que provocan malestar a la población.

También hay un incremento de la transportación de pasajeros en camiones que no tienen silenciadores en los tubos de escape, y que usan los cláxones  desde horas de la madrugada.

No es menos preocupante la contaminación acústica que afecta a obreros industriales, que laboran, por ejemplo,  en la fábrica de Aceros Inoxidables (ACINOX) y en Estructura Metálicas (Metunas).

Está demostrado que no todos los trabajadores utilizan los medios de protección y se incumplen las normas establecidas en los centros de trabajo.

En los últimos meses ha aumentado la contaminación sonora en Las Tunas, y los que aquí habitamos estamos expuestos a sufrir pérdida de la audición y otros trastornos de salud por los  contaminantes agresivos que interrumpen la tranquilidad en el territorio.

El éxito del Grupo Provincial de Enfrentamiento a la Contaminación Sonora será hacer cumplir las contravenciones aprobadas sobre el tema, y prevenir los problemas que puedan afectar el  bienestar de todas y todos.

El reto es que en barrios y empresas se acate lo expresado en el artículo 11 del  Decreto Ley 200, que establece multas por contravenciones  respecto  a  los  ruidos, vibraciones  y  otros factores físicos.

Urgen las acciones que involucran a las direcciones de Salud, Cultura, Planificación Física, Comercio y Gastronomía, Turismo, además Justicia, la Fiscalía  y la Policía Nacional Revolucionaria.

El apoyo de las organizaciones políticas y de masas será esencial, junto a los cuerpos de inspectores que pueden adoptar medidas concretas, como decomisos y multas.

Más de 535 mil habitantes en Las Tunas  tenemos el derecho a vivir sin ruido, a vivir sin el dilema de no escuchar.

/DCG/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos   en Twitter y Youtube

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Adalys Ray Haynes

Periodista. Graduada de la Universidad de Oriente. Máster en Ciencias de la Comunicación, Universidad de La Habana. Se inició como reportera en Radio Victoria. Fue Jefa de Redacción y subdirectora del Sistema Informativo de la Radio en la provincia de Las Tunas. Presidenta de la delegación de la Unión de Periodistas de Cuba en Las Tunas. @adalyssr

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


× 8 = ocho