Las Tunas

Las Tunas: desafíos del reordenamiento en las zonas costeras

En Guayabal se percibe la recuperación de la vegetación.
En Guayabal se percibe la recuperación de la vegetación.

Las Tunas.- La intención de reordenar la zona costera en la provincia de Las Tunas ocupa a especialistas de la Delegación Territorial del Ministerio de Ciencia Tecnología y Medio Ambiente (CITMA), y de la Dirección Provincial de Planificación Física (DPPF), rectores de las acciones que protegen estos ecosistemas.

Luego de varios años de la aplicación del Decreto Ley 212,del año 2000, conocido en Cuba como Ley de Costas, se reportan avances al casi finalizar las demoliciones de las construcciones estatales que se encontraban en la duna y de gran parte de las viviendas de veraneo.

En la provincia existen 265 kilómetros de costas en los municipios del norte y 73 en la parte sur, en las que se destacan cinco bahías, 34 playas y el cayo Rabihorcado, en el sureño Amancio.

El devastador paso por Las Tunas de los huracanes Ike y Paloma en el año 2008 apresuró la delimitación, protección y uso sostenible de la zona costera y evidenció la vulnerabilidad de comunidades cercanas a las playas.

Rider Portelles Paz, especialista en ordenamiento territorial, de la DPPF. (Tiempo21/ Foto: Angeluis)
Rider Portelles Paz, especialista en ordenamiento territorial, de la DPPF. (Tiempo21/ Foto: Angeluis)

Rider Portelles Paz, especialista en ordenamiento territorial, de la DPPF confirmó que el proceso de reorganización está previsto en los asentamientos costeros de Guayabal, en Amancio; La Herradura y Cascarero, de Jesús Menéndez; el propio municipio de Puerto Padre con sus comunidades la Jíbara, El Socucho y la Boca, y en Manatí, el poblado del Puerto.

Incluye además el plan de reordenamiento del polo turístico Covarrubias, ubicado en el litoral norte de Las Tunas, con un proyecto que define el avance de las infraestructuras hoteleras y viales a partir de la protección del litoral, dijo el funcionario.

Aseguró que la recuperación de la vegetación autóctona a través de reforestación de las franjas costeras, muestra impactos favorables.

Los desafíos del 2016

La zona costera y su protección quedaron definidas en Las Tunas, luego de una acuciosa labor de diferentes entidades en el territorio, fundamentalmente de la DPPF.

Según Portelles Paz, en el año 2016 las acciones de reordenamiento se pueden apreciar en playa La Jíbara y en el asentamiento de igual nombre.

«Allí se eliminaron todas las instalaciones que estaban sobre la zona costera y su zona de protección», señaló.

Preocupa al especialista que en las Playas La Boca y La Llanita, balnearios más visitadas por los tuneros, existen viviendas de veraneo y permanentes que requieren de un plan de reubicación previsto por la entidad.

«Las acciones llevadas a cabo para delimitar cada espacio del litoral y, al mismo tiempo, eliminar obstáculos que entorpecen el buen desarrollo y organización de esa franja de costa se pueden ver a simple vista», señaló.

En Guayabal, en el sureño municipio de Amancio, se eliminaron las instalaciones estatales que estaban en la duna, fundamentalmente áreas del Campismo Popular ubicado en la zona.

«Después que se eliminaron las construcciones comenzamos a reforestar y hace un tiempo se está recuperando la arena como resultado del cuidado al litoral», afirmó a Tiempo 21 Jesús García Pérez, director de la instalación turística.

La reforestación con álamo de costa, yana, uva caleta, y la recuperación del mangle rojo, es un proceso que ha sido beneficioso en la zona costera sur.

Ilia Margarita Tamayo Alvárez, especialista del CITMA en Amancio.
Ilia Margarita Tamayo Alvárez, especialista del CITMA en Amancio.

«La reforestación en Guayabal está incluida dentro de la estrategia ambiental del municipio de Amancio, para mejorar los suelos, sensibilizar a los pobladores que viven en el ecosistema, o sea un desarrollo sostenible», asegura Ilia Margarita Tamayo Alvárez, especialista del CITMA, en ese territorio.

«Guayabal es un ecosistema sensible y requiere de constaste repoblación de sus áreas», concluyó.

Retos para el 2017

En Las Tunas está prevista la reubicación territorial de las ocho comunidades costeras vulnerables ante los cambios climáticos, con prioridad para Guayabal y el Puerto de Manatí

El viejo y emblemático edificio de la Empresa Eléctrica ubicado en el Socucho, municipio de Puerto Padre, es una instalación que durante años ha estado en al zona costera y será demolida.

«En el 2017 está previsto reubicar todas las viviendas de los residentes permanentes e instalaciones de veraneo de personas naturales, fundamentalmente en las playas», aseguró Portelles Paz.

Añadió el especialista que las edificaciones sobre las dunas serán eliminadas de manera paulatina por los daños que ocasionan al entorno, tanto a la flora y la fauna que habita en el lugar como a la paisajística, lo que afecta sus potencialidades para el turismo nacional e internacional.

«Mantener esas instalaciones violaba lo establecido, por eso se conoce el lugar de reubicación. Las viviendas en la duna limitan un potencial turístico del territorio».

«En la zona sur, en la playa de Guayabal quedan 130 que deben moverse hacia la parte más alta del asentamiento para que se protejan del aumento del nivel del mar», dijo el también geógrafo.

El proceso de recuperación de la zona costera en Las Tunas no será a corto plazo y requiere de la sensibilidad ambiental de todos.

El Decreto Ley 212 establece que no deben existir construcciones a menos de 40 metros (m) de la costa a partir de donde comience la vegetación consolidada o a partir de la duna, más 40 m de zona de protección.

/YMP/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos   en Twitter y Youtube

 

 

Artículos relacionados

Correos de Cuba en Las Tunas por comunicar mejor sus productos y servicios

Danielle Laurencio Gómez.

Cumple el central Majibacoa plan de azúcar para la zafra chica

Yeisnel Vázquez

Central Colombia a punto de estar listo para la zafra

Yanet Lago Lemus

Enviar Comentario


3 × = quince