Lecturas

El carnaval con sus tradicionales congas y comparsas

El carnaval con sus tradicionales congas y comparsasLas Tunas.- En esta ciudad ya se vive prácticamente uno de los festejos populares más esperados por la alegría característica durante las jornadas gracias a la música, el baile, las ventas de comestibles y bebestibles, entre otras atracciones.

El carnaval Las Tunas 2016 deviene ocasión para el disfrute, sin distinciones. Y precisamente, son las congas y comparsas las que acaparan la preferencia si de «arrollar», como se dice en buen cubano, se trata.

Resulta algo contagioso, que se lleva en la sangre. Porque con tan solo escuchar el toque de un tambor, el repiquetear de la campana o los sabrosos acordes de la corneta china, los cencerros o las sartenes, el movimiento de los pies y el cuerpo en general se vuelve indetenible.

El carnaval con sus tradicionales congas y comparsasAsí lo experimenta la mayoría. Y es que la gente se divierte marchando acompasada detrás de esos conjuntos artísticos que amenizan los congueros. Muy pocos se quejan entonces de la apretazón, del calor y hasta de cierto empujón en medio del paso tumultuario. Se disfruta a plenitud, saludando a compañeros de trabajo, amigos, vecinos, conocidos… en fin, todos se suman a la coreografía colectiva, el canto repetido por el coro y las más diversas iniciativas.

Esto solo lo entienden bien los que asisten a las áreas de ensayos y en cada paseo de carnaval acompañan a su agrupación predilecta o aquellos que por mera distracción salen una noche de carnaval y al ver pasar a los músicos se dejan llevar como por arte de magia.

El ambiente propicio para tanto derroche suelen ser las calles. De lejos se siente la algarabía de la animada muchedumbre y quienes observan la cabalgata o desfile, pasan de ser simples espectadores para irse sumando al cuerpo de baile, transitan un rato, luego salen y se refrescan mientras esperan a Los Pinos Nuevos, Las Estampas Tuneras, La Jardinera, Los Mau Mau y otros conjuntos de gran aceptación, tras los cuales se incorpora un «pueblo».

Estas son, en definitiva, unas de las expresiones identificativas de nuestras raíces, de las más antiguas, que defienden las herencias de las cofradías africanas y hacen vibrar alrededor de los tocadores en una danza afianzada en el gusto popular.

El carnaval tunero tiene su origen en las fiestas de los cabildos de esclavos del siglo XIX, tradición que continuó con las festividades del 30 de septiembre dedicadas a San Jerónimo, patrono de la ciudad, hasta que en el año 1952 adoptan su expresión actual.

/YMP/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos   en Twitter y Youtube

 

 

Artículos relacionados

El piropo, ¿bueno o malo?

Yanely González Céspedes

Camilo, ¿solo sonrisa y sombrero?

Adialim López Morales

Festival de Cine de La Habana enfoca sus orígenes y hacia el futuro

Redacción Tiempo21

Enviar Comentario


2 × tres =