Las Tunas, Cuba. Miércoles 21 de Febrero de 2018
Home > Cultura > A las puertas de la fiesta mayor en Las Tunas

A las puertas de la fiesta mayor en Las Tunas

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

tambores_carnavalLas Tunas.- Esta ciudad se prepara para el inicio de su fiesta mayor. Hoy 20 de septiembre marca el tradicional paseo por las arterias principales de la urbe de las siete carrozas, las cuatro congas y las cuatro comparsas, dejando oficialmente inaugurado el Carnaval Las Tunas-2016.

Los tuneros, amantes de las fiestas, se alistan para danzar al ritmo de la corneta china, de los tambores, y de los cantos que tienen mezcla indiscutible del folklore africano, legado por sus ancestros.

El júbilo y la alegría de la gente de esta tierra se evidencia en su bregar diario. El espíritu del carnaval es incontrolable una vez que se acercan estas fechas.

No faltarán los juegos tradicionales, las galas culturales, entre otras opciones. Todo esto mezclado con las ofertas gastronómicas de raíces bien cubanas. Además de bailar con el ritmo del órgano oriental.

Las tradicionales congas practican sus pasos incansablemente en aras de alcanzar una estricta exactitud coreográfica al compás de la música, dando lo mejor de sí, animados por obtener el primer lugar a finales de estas festividades.

Mientras, las comparsas también preparan sus vestuarios y coreografías, excitando el entusiasmo de toda la ciudad que espera con anhelo el año entero para celebrar su carnaval.

Desde el atardecer de hoy rompe la gran fiesta, uniendo el día con la noche a lo largo de cinco días, hasta que culminan los festejos, todo es puro gozo sin condición de parada. Aunque no se sepa arrollar cualquiera echa un pie al paso de las congas.

El colorido y la magia del momento harán de Las Tunas el mejor lugar para pasarla bien.

Génisis de una tradición

Según algunos historiadores, los orígenes de las fiestas de Carnaval se remontan a las antiguas Sumeria y Egipto, hace más de 5,000 años, con celebraciones similares a las de la época del Imperio Romano, desde donde se difundió la costumbre por Europa y luego, a partir del Siglo XV, por América con la entrada de los navegantes españoles y portugueses que nos colonizaron.

En Cuba, los carnavales tuvieron sus inicios mucho antes de 1585 durante las celebraciones del Corpus Christi y la Epifanía. Por esos días los negros esclavos organizaban danzas y marchas colectivas, en los momentos que tenían para disfrutar de algunos días de descanso dados por los amos españoles.

Este fenómeno social en la época colonial, se caracterizó por un marcado acento religioso. Las procesiones se originan cuando el conglomerado de personas se reunía para festejar a las santidades. Algo parecido fueron las comparsas callejeras, los Cabildos de Nación, integrados por los negros africanos que mostraban al público su cultura, además de la Tumba Francesa que llegó con los franceses y sus esclavos haitianos.

Los aportes africanos, franco-haitianos, asiáticos e hispánicos, se expresan en estas fiestas, haciéndose notar sensiblemente en la danza, la música y el vestuario; la incorporación de los mamarrachos y los enmascarados al final de la procesión, se convertía en una fiesta popular. Luego se incorporaron los cabildos y grupos de parranderos que, acompañados de tamboriles, sonajas, bándolas y chachás, entonaban sus cuartetas y estribillos pegajosos para ambientar la llamada fiesta de los mamarrachos.

Con la llegada del Siglo XX se introducen cambios esenciales en las diversiones, que revelaron una marcada intención de la burguesía de desnaturalizarla.

Un elemento nuevo es la elección de la Reina del Carnaval con sus damas de honor. Alrededor de esta nueva modalidad se incrementa la propaganda comercial y política en comparsas, paseos, carrozas, kioscos y en los adornos de las calles, lo que va restando autenticidad a estas celebraciones.

El Carnaval en la Revolución es expresión de la revitalización de tradiciones, sin los elementos que lo desvirtuaban; de ahí que los diseños de vestuarios, capas, maquetas, pendones, carrozas, muñecones y máscaras que se exhibían, respondieran a las aspiraciones y gustos de la población.

A propósito de las denominaciones, un Paseo es una comparsa que anuncia su entrada con faroleros y penduleros. De acuerdo al barrio pueden extenderse de una a tres cuadras en su demostración de destreza, llegando a darle vida propia a las farolas y péndulos. Le siguen los bailarines con sus diferentes cuadros en el tradicional baile de pasillo de comparsa. Casi siempre cierra el paseo las vistosas carrozas.

Las Tunas efectuó sus carnavales por primera vez en 1952 para celebrar el 30 de septiembre el aniversario de San Jerónimo, patrón de la ciudad: en esa ocasión tuvo la influencia de los festejos de Santiago de Cuba mediante la presencia de varios integrantes de la legendaria conga de Los Hoyos.

/DCG/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos   en Twitter y Youtube

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Julián Velázquez

Periodista. Graduado de Defectología. Se reorientó hacia el Periodismo y ha incursionado en la radio nacional y provincial. Laboró en Radio Habana Cuba. En Radio Victoria se desempeña como reportero para el tratamiento a los temas de la cultura. Le gusta de la polémica y los trabajos relacionados con el desarrollo social. Miembro de la Unión de Periodistas de Cuba.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


tres + = 9