Las Tunas, Cuba. Miércoles 22 de Noviembre de 2017
Home > Especiales > Historia > Las palabras perecederas de Amancio Rodríguez

Las palabras perecederas de Amancio Rodríguez

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

«Me dan la palabra o la tomo yo», retumbó la voz de Amancio Rodríguez en el local donde se reunían sindicalistas y mujalistas, a la frase se unió la acción y se dirigió a la tribuna desde la que los enemigos de la clase obrera lo ofendían para provocarlo.

En medio de atronadores aplausos se escuchó un disparo que hizo que el líder del Sindicato de los Trabajadores Azucareros del central Francisco y sus Colonias cayera al suelo antes de tomar posesión del estrado. Alguien daba la noticia: «han matado a Amancio».

Era la tarde del 18 de septiembre de 1948, la asamblea en el local del sindicato tenía el pretexto de la unificación del movimiento obrero del central, al sur de la provincia de Las Tunas.

La verdadera intención del encuentro ya estaba pactada y se había pagado mucho dinero al que matara a Amancio, quien se había convertido en una amenaza para los intereses de la compañía.

Desde los Estados Unidos le dan al presidente Carlos Prío Socarrás la orden de asesinarlo. El sicario sería Rafael González Marrero, conocido por el Burro. Antes habían tratado de ejecutar a Amancio en las calles pero por la protección de sus amigos les había sido imposible.

Los pistoleros tratan de salir del local aprovechando la confusión por la muerte de Amancio y José Oviedo que marchaba detrás, pero las masas obreras los persiguen e impiden que salieran de Cuba en un avión, tras el asesinato.

El sepelio de Amancio y Oviedo se convierte en la expresión de duelo jamás vista en la zona tunera y a la que asiste Lázaro Peña, quien realiza además la despedida del duelo, asegurando que el central llevaría algún día el nombre de Amancio Rodríguez.

Fue profética la frase, en la actualidad, tanto el coloso como el municipio tunero del sur recuerdan al sindicalista. Su nombre honra al territorio que tiene una extensión de más de 850 kilómetros cuadrados y una población cercana a los 50 mil habitantes, en la región se conservan los principios de justicia por los que lucho y le hacen inmortal para siempre.

/YMP/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos   en Twitter y Youtube

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Liliana Gómez Ramos

Periodista. Graduada de la Universidad de Oriente. Máster en Desarrollo Comunitario. Profesora universitaria. Comenzó su vida laboral en Radio Chaparra, municipio de Jesús Menéndez, al norte de la provincia de Las Tunas. Reportera de Radio Victoria, se destaca en el tratamiento que le da a los temas de corte social. Miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. @lialgomez

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


+ 3 = siete