Las Tunas, Cuba. Lunes 20 de Noviembre de 2017
Home > Especiales > Historia > La Toma de Las Tunas tiene un nombre de mujer

La Toma de Las Tunas tiene un nombre de mujer

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Las Tunas.- En las primeras horas de la mañana del 30 de agosto de 1897, se dejaron de escuchar los sonidos de guerra. A las treguas intermitentes de los españoles en la búsqueda de tiempo o del milagro que no les llegó, le sucedía el sonido definitivo de la paz, tras la victoria insurrecta en Las Tunas.

De nada le valió a los españoles batirse con valor ante los patriotas cubanos al mando del Mayor General Calixto García, porque a estos últimos, les sobraban los motivos y la razón estaba de su parte.

En la contienda, el enemigo dejaba más de 300 bajas, entre ellas casi 200 personas muertas, ocho veces más que los caídos de las tropas mambisas.

La Toma de Las Tunas resultó una las operaciones bélicas más importantes de la Guerra de 1895. La derrota le confirmaría a España la superioridad militar de los mambises y trazaba el fin del colonialismo en Cuba, hasta el punto de comenzar a negociar la autonomía de la Isla, para no perderla definitivamente.

Tras tanto impacto mundial e histórico para Cuba, se esconde un rostro de mujer, el valor de una cubana de la estirpe de las marianas.

María Machado, hija del general español Emilio March se convierte en agente secreta de los cubanos para el Mayor General Calixto García.

La muchacha disfrutaba de un permiso especial otorgado por su padre, al mando de la Tercera División del Ejército Español, en la Ciudad de Holguín, a la vez poseía un pase firmado por Calixto García.

Con ambos documentos podía entrar y salir fácilmente de las poblaciones y pudo detallar los datos con los cuales el capitán Mariano Lerma elabora el plano de la ciudad que sirve para dirigir la batalla y conseguir el triunfo mambí.

Las Tunas, por su posición estratégica, fue una plaza a la que España le otorgó especial interés durante las guerras independentistas por lo que estaba altamente fortificada y protegida por centenares de soldados bien armados y listos para entrar en acción.

Tuvo tal revuelo la victoria, en la opinión pública internacional, que las autoridades coloniales perdieron la confianza en Valeriano Weyler, y lo sustituyeron dos meses después.

Fue una joven oriental quien con suma discreción y mucho valor ofreció las herramientas para el declive del régimen centenario español con el propósito de lograr la libertad de Cuba.

/DCG/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos   en Twitter y Youtube

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Liliana Gómez Ramos

Periodista. Graduada de la Universidad de Oriente. Máster en Desarrollo Comunitario. Profesora universitaria. Comenzó su vida laboral en Radio Chaparra, municipio de Jesús Menéndez, al norte de la provincia de Las Tunas. Reportera de Radio Victoria, se destaca en el tratamiento que le da a los temas de corte social. Miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. @lialgomez

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


cinco × 9 =