Opinión

Una mirada sobre el patriotismo en Cuba

(Foto Kaloian)
(Foto Kaloian)

Las Tunas.- El patriotismo es un sentimiento profundo y antiguo, desplegado por los héroes y mártires de Cuba, y que enaltece, por sobre todas las cosas, a ese pedazo de tierra que nos vio nacer y que está por encima de lujos, beneficios, comodidades y posiciones.

Los cubanos lo tenemos como uno de los valores más arraigados dentro de la sociedad y no es solo la letra y música del Himno Nacional, los colores del escudo o la bandera de la estrella solitaria, nuestros principales símbolos, según la Constitución de la República.

Es, además, la altivez de la palma real, el canto del tocororo y la fragancia de la mariposa blanca, los versos de José Martí y Nicolás Guillén, cualquier jugada de béisbol, la Guantanamera y el ritmo sabroso del danzón.

Y es la suma de costumbres y tradiciones, el puerco asado de fin de año que se comparte con familiares y amigos, la hermandad que nace hasta en desconocidos, el regocijo por un niño que viste su uniforme escolar y la satisfacción de tener en cada vecino un hermano.

Al archipiélago se le debe amar porque sí, porque es cuna y tumba de la mayoría; incluso de muchos que salen del territorio nacional tras sus sueños y cuando llega su último día, retornan en cenizas o de cuerpo presente al hogar grande, que dispone de un pedazo de tierra para darles cristiana sepultura.

Eso es Patria, el anhelo por estar acá, el paladar que se humedece cuando un olor trae recuerdos de los alimentos preferidos, la almohada fría por largas noches de insomnio y nostalgias y el escalofrío que eriza la piel por las notas de una canción antigua.

Patriotismo es también ese sentimiento amargo de la ausencia y el júbilo interminable que sale por los poros cuando se está.

/YMP/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos   en Twitter y Youtube

 

 

Artículos relacionados

Apostemos por una escuela más integral

Telma Machado Escanio

Consumir lo nuestro

Yanetsy Palomares Pérez

El legado de la Generación del Centenario, inspiración profunda para los jóvenes de hoy

Enviar Comentario


ocho − = 2