Las Tunas, Cuba. Viernes 24 de Noviembre de 2017
Home > El mundo > Costa Rica contra la política migratoria de Estados Unidos hacia Cuba

Costa Rica contra la política migratoria de Estados Unidos hacia Cuba

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

San José.- Afectada por la migración irregular de cubanos en viaje hacia Estados Unidos, Costa Rica aparece hoy entre los nueve gobiernos que le solicitan a Washington acabar con esas prebendas.

El gobierno costarricense no sólo envió una carta al presidente estadounidense, Barack Obama, donde repudia las leyes que estimulan esa emigración ilegal desde la isla caribeña hacia territorio norteamericano, sino que el mandatario tico, Luis Guillermo Solís, también lo hizo personalmente cuando se reunió con el vicepresidente Joseph Biden la semana pasada.

El problema de los migrantes irregulares, no sólo cubanos, tiene en serios aprietos a Costa Rica, toda vez que Nicaragua mantiene cerrada sus fronteras, y Panamá poco puede hacer para impedir el ingreso y tránsito de esas personas por su territorio, lo que obligó a San José a incrementar la vigilancia.

Por ello, no es casual que durante su visita de un día a Washington el 22 de agosto pasado, Solís solicitara a Biden la derogación de normativas como la Ley de Ajuste Cubano, la política de pies secos-pies mojados y del programa Parole que promueve la deserción de profesionales cubanos de la Salud, por considerar que otorgan beneficios migratorios a los cubanos, y alientan el flujo a través de Centroamérica.

Según explicó el mandatario tico en conferencia magistral organizada por los centros de estudios Wilson Center y Diálogo Interamericano, la migración cubana tiene una lógica propia, cuenta con privilegios por una serie de medidas en Estados Unidos Hasta que esas medidas no cambien, seguirá siendo una circunstancia muy atractiva para que vengan a Estados Unidos.

Dicha solicitud está a tono además con otra carta enviada por Solís a Obama en abril pasado, cuando la situación con los migrantes cubanos amenazaba con volver a complicarse una vez concluido el traslado hacia México de unos ocho mil cubanos que se habían concentraron en Costa Rica entre octubre de 2015 y marzo de 2016.

En aquella misiva, el gobernante manifestó el repudio de Costa Rica a la vigencia de la normativa estadounidense que alienta a los migrantes a continuar con un peligroso tránsito hacia ese país utilizando nuestros territorios.

El texto también denunciaba las diversas normativas de Estados Unidos que promueven y dan privilegios para el ingreso a ese país, incitan a la migración cubana irregular, constituyen un incentivo perverso a la migración y favorecen las condiciones para el tráfico de seres humanos.

Se desconoce si Obama respondió a esa carta, y sí lo hizo, el contenido de la misma no ha sido revelado, pero en la conferencia magistral de la semana anterior, el propio Solís parece respondense, al indicar que claramente, los cambios en la ley requerirían acciones del Congreso, y entiendo que no es probable que esto ocurra en un año electoral.

Esto es algo que yo respetuosamente planteé al gobierno de Estados Unidos, pero hay muy poco que yo pueda hacer para influir en ello, particularmente dado el contexto electoral, abundó.

De su lado, el canciller costarricense, Manuel González, declaró en una entrevista con un medio de prensa norteamericano que su país solicitó la derogación de la Ley de Ajuste Cuba, por considerarla la principal responsable de que miles de cubanos viajen a países latinoamericanos, para usarlos como trampolín para llegar a Estados Unidos.

Esto nos ha costado millones de dólares, millones de dólares que no tenemos. Nuestro pueblo nos pregunta cómo es posible que no invirtamos en ellos y gastemos millones de dólares en manejar migrantes, indicó González, quien opinó que Estados Unidos debe hacer más que sencillamente exhortar a los países a hacer cumplir con más rigor sus leyes de inmigración.

Por tanto, no es de extrañar que pese a sus buenas relaciones con Washington, San José aparezca hoy entre los nueve firmantes de la carta que entregó este lunes en el Departamento de Estado el embajador de Ecuador en Estados Unidos, Francisco Borja.

Al respecto, el canciller ecuatoriano Guillaume Long manifestó que el tema es recurrente en las conversaciones de los firmantes de la petición (Ecuador, Colombia, Costa Rica, EL Salvador, Guatemala, México, Panamá, Perú y Nicaragua) con las autoridades estadounidenses.

Todos somos de diferentes tendencias ideológicas, somos gobiernos heterogéneos, políticamente, pero compartimos una preocupación central que es este incentivo a la migración irregular cubana, precisó Long.

En opinión del jefe de la diplomacia ecuatoriana, es una carta absolutamente respetuosa, pero planteamos preocupaciones legítimas y pedimos una reunión con el Secretario de Estado, John Kerry, para tratar este problema que es cada vez más agudo.

Tras señalar que para algunos países centroamericanos es un tema muy, muy fuerte relacionado con los manejos de la soberanía territorial, de la lucha contra el crimen organizado, Long adelantó que van a esperar la respuesta de Kerry, y reiteró que es hora de que Estados Unidos cambie sus políticas migratorias obsoletas hacia los cubanos, pues están socavando, dijo, la migración regular y segura en nuestro continente.

Además, nos parece que se trata de una discriminación terrible; mientras nuestros migrantes tienen que esconderse y a menudo vivir décadas con la amenaza de la deportación. Esta injusticia debe acabar, para el bien de todos, subrayó.

La directora general de Estados Unidos de la cancillería cubana, Josefina Vidal, denunció, por su parte, el impacto extraterritorial de la política migratoria de la nación norteña hacia la isla del Caribe.

El gobierno cubano asegura que esa política constituye una violación de la letra y el espíritu de los Acuerdos Migratorios entre Cuba y Estados Unidos, mediante los cuales ambos gobiernos asumieron la obligación de garantizar una emigración legal, segura y ordenada.

De igual forma es incongruente con el actual contexto bilateral, obstaculizando la normalización de las relaciones migratorias entre Cuba y Estados Unidos y creando problemas a otros países.

Al respecto, Cuba siempre ha cooperado en la solución de situaciones en las que se han visto involucrados sus nacionales, quienes, después de salir legalmente de la isla, caen en manos de traficantes de personas o se arriesgan en peligrosas travesías hacia Estados Unidos.

Asimismo, el gobierno cubano ha ratificado que los ciudadanos cubanos que hayan salido legalmente del país y cumplan con la legislación migratoria vigente tienen derecho a retornar a la isla. (Prensa Latina)

/DCG/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos   en Twitter y Youtube

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


7 − seis =