Gente

Luis Rey Reitor: Guayabal y el mar son mi vida

(Foto: Angel Espinosa)
(Foto: Angel Espinosa)

Las Tunas.- Cuando llegué  a Guayabal, Luis Rey Reitor estaba sentado en una casita improvisada en la costa, con bancos de madera y techo de guano. Se trata de una pequeña glorieta, rústica y original. Él la ha convertido en su espacio frente a su hogar, casi besado por las olas.

La suya no es la única, por cierto. Otros pobladores de la zona eligieron ese sitio de privilegio. Son algo así como sombrillas bien equipadas para evadir el sol, amén de desmontables y frágiles.

Con la  brisa del Golfo del Guacanayabo, los  vecinos colocan por allí  una mesa y cuatro sillas para  jugar  dominó. También aprovechan para dormir una  siesta, conversan y hasta disfrutar la cercanía del mar.

De regreso de aquel sitio, vi  a Luis Rey instalado en su «trono».  Siempre supe que podía hablar con él. Tiene cara de marinero y estirpe  de conversador. Le pregunté por el desafío de vivir en un lugar que el océano amenaza con desaparecer.

Tuve suerte. Luis nació en Guayabal hace  79 años y espera no abandonar nunca  su pueblo. Pero, como él dice, «el mar se lo come todo, ya está en la calle».

Trabajó 42 años en la Terminal Marítima de Guayabal y otros tantos en el establecimiento de la Pesca. Me aseguró que es pescador submarino y prefiere esperar que el mar lo defina todo.

¿No teme que el mar llegue hasta su casa?

«Eso es seguro, tan pronto venga un mal tiempo, si quiere nos lleva. Pero estoy resignado. La casa de mis padres estaba allá, vamos a decir casi 60 metros, en aquel raíl que se ve casi tapado. Esto era un  arenal inmenso y sembrábamos yuca. El mar se comió toda la costa».

Luis fue testigo del paso del  huracán Paloma en el 2008, que obligó a reubicar parte de la comunidad en una zona más alta. Sabe de cambio climático y sueña con un malecón que evite que el nivel del mar llegue hasta la puerta de su casa. También sabe que nada lo detendrá.

Guayabal, comunidad costera del municipio de Amancio, en la provincia de Las Tunas, es vulnerable. Los expertos planifican  el traslado de las viviendas que quedan cercanas a la costa. Luis Rey Reitor lo sabe, pero dice que Guayabal y el mar son su vida.

/YMP/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos   en Twitter y Youtube

 

Artículos relacionados

Ricardo Salgado Arias, un universo desde el dibujo

Yanetsy Palomares Pérez

Lisney y el idioma de los animales

Claudia Pérez Navarro

Panchón y su manía de construir

Edelmis Cruz Rodríguez

Enviar Comentario


ocho + = 14