Historia

José Delarra dejó su impronta en el centro de Cuba

Santa Clara.-La obra plástica del escultor cubano José Delarra tiene un valor imperecedero, tanto por la significación histórica de lo que representa como por la laboriosidad del artista nacido en San Antonio de los Baños, en 1938, quien falleció el 26 de agosto de 2003 en la capital.

Su fervor patriótico y especial admiración  por la personalidad del Comandante Ernesto Guevara, fue  motivo suficiente de inspiración para la realización de una serie de monumentos, entre los que sobresale el actual Complejo Escultórico que lleva el nombre del Guerrillero Heroico en esta ciudad.

Tras una ardua labor del  artista,  con la ayuda de una brigada de constructores y de trabajadores voluntarios encabezada por miembros de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana y la cooperación del pueblo en la donación de objetos de bronce, en 1988 se logró concluir la impresionante obra que cuenta con la plaza, museo, tribuna con jardineras, frisos y escultura.

Por su majestuosidad y altura la cúpula se puede divisar desde varios kilómetros a la redonda, principalmente los viajeros que se desplazan por la Autopista Nacional cuando se acercan a esta urbe.

En los costados de los muros se puede leer en relieve la carta de despedida del Comandante Guevara a Fidel, la figura del legendario guerrillero aparece con su brazo en cabestrillo, el arma de combate y un Che en movimiento, que se voltea hacia el sur de América para cumplir su destino.

Cuando se descubrieron en Bolivia los restos mortales del médico argentino-cubano y sus compañeros, Delarra se involucra de nuevo en el proyecto del memorial y esculpe la imagen de los 38 guerrilleros caídos en el memorable acontecimiento por la liberación de otros pueblos, lo que constituye lugar de visita casi obligatoria de miles de  turistas cubanos y extranjeros que llegan a Santa Clara.

Con anterioridad en 1986 el artista reconstruyó el monumento al asalto al Tren Blindado con una nueva versión estética de una de las acciones más importantes de la histórica Batalla de Santa Clara, que contribuyó al derrocamiento de la tiranía a finales de 1958.

También el escultor dejó su impronta en 1983 en el monumento erigido al capitán Roberto Rodríguez Fernández (El Vaquerito) jefe del pelotón suicida, figura cifrada en mármol  que está situada en el parque El Carmen, lugar donde cayó en pleno combate, un día antes de triunfar la Revolución.

El Conjunto Escultórico de la Loma del Capiro, desde donde se contempla gran parte de la ciudad de Santa Clara,  asimismo de Delarra, constituye otro de los sitios que asiduamente motivan el recorrido de los visitantes.

De Delarra son las piezas realizadas en el parque del municipio de Quemado de Güines con la figura del escritor Enrique Núñez Rodríguez, hijo de ese pueblo,  y un busto de José Martí.

Fruto del  genio creador del Héroe Nacional del Trabajo de la República de Cuba,  fueron las más de dos mil obras de pequeño, mediano y gran formato, entre las que se cuentan esculturas, pinturas y grabados, que aparecen en más de 30 países. (Agencia Cubana de Noticias)

/DCG/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos   en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

Amancio Rodríguez, un líder íntegro

Tania Ramirez

Visita de Fidel a Viet Nam, 45 años compartiendo ideales

Tania Ramirez

Combate de Tana, primera victoria rebelde en el llano

Tania Ramirez

Enviar Comentario


× cuatro = 4