Opinión

Mujeres cubanas, en todos los instantes

Mujeres cubanas, en todos los instantesLas Tunas.- Las mujeres cubanas somos protagonistas activas de la sociedad y así es desde el primero de enero de 1959, cuando el Ejército Rebelde, dirigido por el líder Fidel Castro Ruz, derrocó a la dictadura militar de Fulgencio Batista.

Desde esa organización armada, un grupo de féminas también hizo notables aportes a la libertad de la Patria y, luego, a la construcción de un mejor país, a partir de la fundación de la Federación de Mujeres Cubanas, el 23 de agosto de 1960.

Dicha fecha marcó un cambio radical en la incorporación de las damas a la sociedad, mediante un acceso igualitario al empleo, la sanidad y la educación, sin los rezagos de la prostitución y la marginación a la que la mayoría estaba sometida, especialmente en las zonas rurales.

Muchos años han pasado desde entonces. Y cada vez es mayor la contribución de las mujeres a la medicina, el magisterio, la defensa, las labores de dirección y en muchas otras esferas del desarrollo económico y social.

El motor impulsor está en Carlota, la reconocida esclava lucumí, en Ana Betancourt, Mariana Grajales, María Cabrales, Amalia Simoni… En Celia Sánchez y Vilma Espín… Y en otras tantas.

En fin, las mujeres cubanas de hoy tenemos muy buenos ejemplos. Nuestra participación crece de modo notable; de un lado por nuestra vocación de libertad e independencia; pero, también se debe a la alta preparación cultural y política adquirida por las féminas de Cuba.

La Revolución nos ha permitido protagonizar las esferas laboral, educacional, científica, económica, política y social, en igualdad de condiciones.

Así lo soñó el Héroe Nacional, José Martí Pérez. Por ello escribió bellas frases a los niños en su inolvidable texto La Edad de Oro:

– «Las niñas deben saber lo mismo que los niños, para poder hablar con ellos como amigos cuando vayan creciendo».

– «Nunca es un niño más bello que cuando trae en sus manecitas de hombre fuerte una flor para su amiga».

– «La mujer no es como nosotros, sino como una flor, y hay que tratarla así, con mucho cuidado y cariño, porque si la tratan mal, se muere pronto, lo mismo que las flores».

También en otras publicaciones se refirió a la grandeza, los valores, la delicadeza y las virtudes de las féminas:

«¿De mujer? Pues puede ser / que mueras de su mordida; / ¡Pero no empañes tu vida / diciendo mal de mujer!»

«¿Qué será de los hombres el día en que no puedan apoyar su cabeza en un seno caliente de mujer?»

«(…) las campañas de los pueblos sólo son débiles, cuando en ellas no se alista el corazón de la mujer, pero cuando la mujer se estremece y ayuda, cuando la mujer, tímida y quieta de su natural, anima y aplaude, cuando la mujer culta y virtuosa unge la obra con la miel de su cariño, la obra es invencible».

También gracias a José Martí, las mujeres cubanas hoy somos protagonistas activas de nuestra sociedad.

/YMP/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos   en Twitter y Youtube

 

 

Artículos relacionados

EE.UU. en 2018, más pasos contrarios al acercamiento a Cuba

Redacción Tiempo21

El tiempo será el que dicte la sentencia

Leydiana Leyva Romero

Que la formalidad no destruya las buenas ideas

Adialim López Morales

Enviar Comentario


5 − = tres