Las Tunas, Cuba. Domingo 24 de Septiembre de 2017
Home > Historia del Deporte en Las Tunas > Pasión en nuestros campos, la pelota

Pasión en nuestros campos, la pelota

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Mediante mi insistente búsqueda en el archivo personal y en los testimonios de especialistas y aficionados de diferentes épocas, me veo obligado a insistir cómo la pelota siempre ha sido el deporte favorito de las comunidades rurales tuneras, desde los años iniciales del siglo XX.

En otras ocasiones hice referencia a algunos bateyes que sobresalieron en este sentido, sin embargo, no puedo dejar de mencionar otros, desde los cuales se alzaron jóvenes talentos que llegaron a brillar en el béisbol profesional, incluso al más alto nivel en el mundo.

Debo contarles que, por ejemplo, la comunidad rural de Río Blanco, apoyada por «Papi» Ávila, un propietario de finca fanático al deporte de las bolas y los strikes, es desde la década del 30 de la pasada centuria un lugar de referencia por contar con una potente novena que enfrentaba a conjuntos de Las Tunas, Puerto Padre y Holguín.

En aquel poderoso plantel brillaron jugadores de todas las posiciones, entre ellos los lanzadores Rafael «Gallego» Rodríguez y Orlando Peña, este último estrella en las Grandes Ligas de Estados Unidos, posteriormente. Además, se reforzaba con peloteros de otros lugares, quienes eran contratados por Ávila.

Grandes equipos tuvieron en las décadas del 40 y el 50 los barrios rurales de Salgacero, Cordero, Santa María-5, Las Arenas, Cuatro Caminos, Mastrapa y Colonia Habana, entre otros. Asentamientos más poblados como San Manuel, Vázquez, Bartle y el Cerro de Dumañuecos, también tenían poderosas escuadras.

Tras el triunfo de la Revolución y. con el deporte como derecho del pueblo, los terrenos existentes se mantuvieron y mejoraron, al tiempo que surgieron cientos más, en los cuales había actividad cotidiana, pero fundamentalmente los fines de semana.

En ese contexto tuvo una participación formidable la novena de Cerrecito de Cayojo, zona de casi centenaria tradición beisbolera. Los muchachos de un territorio platanero por excelencia, lograron varios títulos consecutivos en los torneos de la llamada segunda categoría, en los cuales participaban alrededor de otra decena de buenos planteles de la ciudad y los campos que la rodean.

Aquella formación de Cerrecito era casi invencible en los años de la década del 60, apoyándose en la integralidad de su juego y, sobre todo en el trabajo de su cuerpo de lanzadores, encabezado por el derecho Leonel Mederos y el zurdo Arsenio Castillo y en el bateo y la defensa del camarero Roberto Ríos y de los hermanos Israel y Joaquín Ortiz, en cualquiera de los jardines.

Y todavía hay más sobre la calidad de la pelota en los campos de la actual provincia de Las Tunas. En crónicas posteriores les ofreceré la bonita historia de la poderosa novena que logró conformar el poblado de Omaja, en el hoy municipio de Majibacoa.

/YMP/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos   en Twitter y Youtube

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Juan E. Batista Cruz

Periodista. Graduado de la Universidad de Oriente. Jubilado. Se desempeñó como reporteros para los temas del deporte en el diario y semanario 26 y comentarista deportivo de la radio y la televisión. Es toda una institución en el conocimiento de los temas deportivos, y tiene un reconocimiento a nivel nacional. A pesar de estar jubilado mantiene una vida activa dentro del Periodismo de Las Tunas.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


− uno = 6