Historia

Mella y Baliño: precursores del pensamiento político cubano

Mella y Baliño: precursores del pensamiento político cubanoA pocos años de concluida la Guerra de Independencia de Cuba contra el yugo español ocurrió un acontecimiento político que influyó decisivamente en la historia de este país, la fundación del primer Partido Comunista de Cuba, hecho acontecido el 16 de agosto del año 1925 en una vieja casa de la calle Calzada, en el Vedado habanero.

Entre otros acuerdos adoptados en esa ocasión estuvieron un programa de reivindicaciones para los obreros y campesinos, se propusieron trabajar activamente en los sindicatos, organizar a los agricultores y defender los derechos de la mujer y la juventud, haciendo hincapié en la lucha a emprender contra el creciente empleo de niños en los centros laborales del país.

El acontecimiento fue expresión genuina de  la unión de dos generaciones de revolucionarios: la de Julio Antonio Mella, figura destacada del estudiantado y los sectores más progresistas de la juventud y la de Carlos Baliño, representante de los viejos luchadores de la causa obrera e independentista y participante también en la fundación del Partido Revolucionario Cubano, de José Martí.

Desde su fundación, la vida de sus afiliados era un desafío constante a la muerte, pues su inicio coincidió con la toma del poder del presidente Gerardo Machado, quien desplegó una  represión feroz contra los sindicatos, así como a las distintas organizaciones obreras y estudiantiles existentes en esa época de bandidaje y corrupción.

Estudiosos sobre el tema han señalado más de una vez que Machado obstaculizó la vida del primer Partido Comunista de Cuba y acudió al asesinato como le ocurrió a Julio Antonio  Mella, a quién persiguió en su exilio mexicano y logró matarlo mediante sus esbirros en enero de 1929, trágico final que condujo también a  la desaparición  de muchos cubanos.

No obstante, y como dijera el dirigente revolucionario, Jorge Risquet Vladés mucho antes de morir, ese primer Partido Comunista de Cuba ganó en prestigio entre estudiantes y trabajadores algo que le posibilitó organizar al pueblo, dada su activa y relevante participación en aquellos movimientos obreros y populares que buscaban una mejoría ante la agónica y depauperada situación social en que vivían.

Estos luchadores dejaron a través de los años ejemplos que marcaron la conciencia de los cubanos y fue un ejemplo claro para que después del triunfo de la Revolución se desarrollara un  proceso de unidad liderado por Fidel que hizo posible la fusión en 1961 en las Organizaciones Revolucionarias Integradas,  antecedente para constituir luego  el Partido Unido de la Revolución Socialista de Cuba, que a partir de 1965 adoptó  el nombre de Partido Comunista de Cuba.

/YMP/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos   en Twitter y Youtube

 

Artículos relacionados

Amancio Rodríguez, un líder íntegro

Tania Ramirez

Visita de Fidel a Viet Nam, 45 años compartiendo ideales

Tania Ramirez

Combate de Tana, primera victoria rebelde en el llano

Tania Ramirez

Enviar Comentario


6 − cinco =