Las Tunas, Cuba. Miércoles 25 de Abril de 2018
Home > Cuba > Comunicadores cubanos, 25 años abriéndose espacios en la sociedad

Comunicadores cubanos, 25 años abriéndose espacios en la sociedad

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

asociacion_comunicadoresReinaldo Wossaert Silva
Prensa Latina

La Habana.- Consolidar el trabajo de todas sus disciplinas, confirmarse como carrera universitaria y respaldar la Revolución son metas que han marcado el camino de la Asociación Cubana de Comunicadores Sociales (ACCS) en sus 25 años de existencia.

En las primeras seis décadas del siglo XX Cuba sirvió como banco de prueba para la comunicación publicitaria de muchas marcas de origen estadounidense que serían después habilitadas en el mercado nacional. Aunque el influjo de emisiones provenientes de esa nación fijó muchos modos locales de hacer, por aquel entonces surgieron excelentes especialistas nacionales que con su talento dotaron de personalidad y ética propias a la publicidad cubana.

Algunos devinieron posteriormente hitos de la cultura nacional y entre ellos sobresalen escritores como Onelio Jorge Cardoso, fotógrafos como el reconocido Alberto Korda y músicos como Ñico Saquito y Benny Moré, entre otros.

Las Relaciones Públicas lograron entonces avances sobresalientes y a mediados de la década del 50 del siglo XX se creó la Asociación Cubana de Estudios de Ejecutivos de Relaciones Públicas, con el objetivo de promover el desarrollo de las ciencias y el arte de esa especialidad en el país.

Sin embargo, aparejado con este desarrollo, en Cuba existían grandes diferencias sociales y económicas, y reinaban la pobreza, el analfabetismo, la corrupción y la represión política contra quienes criticaban esos problemas en la sociedad.

Las circunstancias obligaron a un grupo de jóvenes liderados por el abogado Fidel Castro a luchar por la independencia que conquistaron el primero de enero de 1959.

El éxito guerrillero cambió el rumbo de la historia para llevar adelante el programa social que necesitaba el país y así el ejercicio de la comunicación se reorientó con la misma calidad con la cual sus precursores la utilizaron para fines comerciales.

A partir de ahí los comunicadores se encaminaron a aplicar sus conocimientos en la socialización de la propaganda política encaminada a informar las prioridades de la nación.

Gracias a estos profesionales la comunicación cubana adquirió sus propias características, que apoyaron y expandieron la identidad de la histórica epopeya revolucionaria.

«Fueron años de una fuerte actividad comunicacional desde lo político y la cultura; notables ejemplos los tenemos en la enorme producción de carteles presentados por el Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográfica», señaló a Prensa Latina Rosa María Pérez, actual presidenta de la ACCS.

Campañas como la de alfabetización en 1961, impulsada por el Gobierno revolucionario para eliminar el analfabetismo, la encaminada al desarrollo de la salud o para impulsar la producción azucarera marcaron los inicios de la Asociación que vio formalmente la luz el 25 de junio de 1991.

Recordó la funcionaria que tras la caída del campo socialista y del recrudecimiento del bloqueo económico, comercial y financiero que todavía impone Estados Unidos a la Isla, los comunicadores locales se vieron obligados a dar un cambio radical para proteger las conquistas de la Revolución.

«Se precisó en ese contexto tan complejo de profesionales capaces de integrar la comunicación para lograr el posicionamiento y la protección de productos y servicios cubanos, especialmente en el exterior», señaló. Aseguró Pérez que el camino recorrido fue escabroso, y el trabajo intenso, pero fructífero, porque se consiguieron logros importantes en áreas estratégicas.

Entre ellos destacó apoyo a la formación profesional permanente y de forma actualizada, con alto rigor científico, devenido en la instauración de la carrera de Comunicación Social e importantes cursos de superación de postgrados.

«Este es vital, porque a partir de ahí conseguimos la captación de jóvenes talentos que hoy son la base y el futuro de la Asociación», ratificó. Igualmente, sobresalió la colocación de la gestión profesional de la comunicación en las agendas administrativas, directivas, institucionales y comunitarias de todas las organizaciones cubanas.

«Estamos muy contentos con los éxitos, no solo en forjar una cultura comunicacional en el país, sino también por su importancia en el actual contexto, para la investigación de los cambios y para generar ideas que respalden la actualización del modelo económico», precisó.

En esa línea, afirmó que tras el nuevo entorno que marcan las relaciones entre Cuba y Estados Unidos y la ampliación de la inversión extranjera en la nación, la ACCS tiene como premisa proteger la patente del producto y el servicio cubanos.

«Lo primero que debemos es exigir la eliminación del bloqueo que nos impone el imperio; luego, trabajar para aumentar el nivel de nuestros profesionales con el compromiso de proteger la historia, la cultura y la identidad del país y su Revolución», puntualizó.

III Festival Internacional de Comunicación Social

Del seis al ocho de julio La Habana acogió el III Festival Internacional de Comunicación Social, con la participación de más de 450 delegados de diez países que en tres jornadas de trabajo debatieron sobre comunicación interna, marca y publicidad.

Establecido como vía de superación, actualización y socialización de experiencias de profesionales cubanos y foráneos, el evento tuvo entre sus propósitos exhibir los resultados logrados por la ACCS e intercambiar experiencias con los especialistas extranjeros que participaron.

La presidenta de la ACCS abrió el cónclave con la conferencia «La comunicación social en el escenario cubano», en la cual convocó a sus miembros a mantener una conducta ética y responsable para dignificar la profesión, y consolidar la credibilidad y la confianza.

Por su parte, el argentino Alejandro Formanchuk, consultor internacional en la materia, expuso la conferencia «Cómo hacer comunicación interna más allá de los medios». El experto argentino llamó la atención sobre el hecho de que en la actualidad hay más comunicación que medios de comunicación o que estos pueden estar bien evaluados y, sin embargo, no tener una correcta Comunicación Interna (CI).

La jornada contó además con la presentación del mexicano Fernando Armada, quien disertó con el tema «El patrocinio, vía de comunicación alternativa a la publicidad», y del español Joan Navarro, quien lo hizo con «Comunicación y responsabilidad social corporativa».

En esta oportunidad la reunión sirvió para que la ACCS congratulara a varios de sus exponentes foráneos, como el propio Formanchuk, su compatriota Santiago Keller y al español Carlos Martínez con el Premio Espacio en la categoría de personalidad.

Mientras, por la Obra de toda la Vida fueron distinguidos figuras como el caricaturista y realizador de dibujos animados cubanos Juan Padrón o los fotógrafos Julio Ángel Larramendi y Ángel Alderete Gómez.

También fueron galardonados el diseñador Raúl Julián Rodríguez y los especialistas Jesús Reinaldo Hernández, Alejandro Greenidge Clark y José Luis Perelló, y la catedrática brasileña Margarida María Krohling.

/YMP/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos   en Twitter y Youtube

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, una editora, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


cinco + = 11